Se lanza a la aventura

FT Mercados

Virgin ofrecerá nuevas experiencias con trenes, barcos y hoteles para acercarse a los viajeros estadounidenses.
El primer crucero de la línea Voyages tendrá capacidad para cerca 2,860 pasajeros.

Andrew Edgecliffe-Johnson

La semana pasada salieron a la venta los primeros boletos para Virgin Voyages, un operador de cruceros con sede en Miami, que tiene el objetivo de lanzar el primero de los cuatro barcos que está construyendo a principios de 2020. 

Dentro de unos días, se espera que un grupo de bancos de Nueva York le den un precio a la Oferta Pública Inicial (OPI) con el potencial de 3,000 millones de dólares (mdd) de Virgin Trains, un nuevo servicio de trenes de pasajeros en Florida. 

Para finales de febrero, se abrirá un Virgin Hotel en San Francisco, y la aeronave espacial Virgin Galactic espera realizar su segundo vuelo de prueba, desde el desierto de Mojave en California hasta el borde del espacio.

 Mientras tanto, la compañía se prepara para conmemorar el 50 aniversario de su fundación por parte de Richard Branson. El ejecutivo que ahora dirige la compañía diseña ambiciosos planes para ingresar a un mercado estadounidense donde la marca es mucho menos conocida —y lucrativa— que en Reino Unido.

Josh Bayliss, un neozelandés capacitado en Slaughter and May, dice que trata de llevar la atención a un grupo privado que todavía abarca 68 empresas en 34 países. El primer Virgin Hotel abrió sus puertas en la ciudad de Chicago en 2016, con toques Bransonescos, como la libertina shag room, pero el equipo de administración con sede en Miami estuvo haciendo pequeños retoques con el modelo antes de seguir ampliándolo. 

“Tomó mucho tiempo llegar al final del principio”, dice Josh Bayliss. Sin embargo, añade que el equipo se estableció en un concepto, al presentar la oferta como “un hogar lejos del hogar”, especialmente para las mujeres. 

El Dato. 3,000 mdd
es el potencial de la OPI para el nuevo servicio de Virgin Trains


El hotel de Chicago ahora es muy rentable, dice Bayliss. Se contemplan más inauguraciones en San Francisco, Nashville y Dallas este año, a las que seguirá la apertura de una sucursal en Nueva York y un cambio de marca del Hard Rock Hotel & Casino en Las Vegas. 

Estados Unidos (EU), como el mayor mercado de consumo del mundo, tiene un atractivo evidente. Pero fue necesaria una aparente retirada para financiar su avance actual: en 2016 Alaska Air pagó 2,600 millones de dólares (mdd) por Virgin America.

El reciente aumento de las inversiones significa que Virgin está perdiendo dinero en EU, pero espera obtener un rendimiento sustancial en los próximos cinco años. 

Virgin Voyages, el negocio de cruceros que cuenta con el respaldo de Bain Capital y GIC, el fondo de riqueza soberana de Singapur, requirió entre 150 y 200 mdd. La compañia también invirtió entre 75 y 100 mdd en Virgin Hotels, que hasta el momento solo ha abierto una propiedad en Chicago, pero planea abrir nueve en los próximos tres años, desde Nashville hasta Las Vegas.

 En cuanto a los cruceros, el Scarlet Lady de 278 metros de largo, está destinado a alojar a casi 2,800 pasajeros. Zarpó del astillero Génova de Fincantieri la semana antepasada, listo para que lo equipen con interiores diseñados para atraer a una multitud que desafía los estereotipos de los cruceros.

 El primero de los cuatro barcos que Virgin y Bain Capital ordenaron para su aventura en Virgin Voyages, hará una prueba de qué tan dispuestos están los millennials “urbanos y jóvenes que buscan experiencias” a pasar su tiempo en el mar. Virgin Voyages aprovecha un mercado en crecimiento: la Cruise Lines International Association proyecta un crecimiento de 6% para la industria en 2019, lo que la llevaría a 30 millones de viajeros, en comparación con 17.8 millones de pasajeros en la década anterior. Pero Virgin busca una población relativamente nueva. 

En cuanto a la experiencia en trenes, el año pasado despojaron a la empresa Virgin y Stagecoach de la franquicia para operar trenes en la ruta de la costa este del Reino Unido entre Londres y Escocia, luego de no cumplir con un pacto financiero. Los ferrocarriles de pasajeros en EU “tampoco son como antes”, dice Bayliss, pero Virgin ve una oportunidad de crecimiento en un país donde el automóvil ha reinado durante mucho tiempo sobre el transporte público. 

En noviembre, anunció una alianza estratégica con Brightline, el único servicio privado de trenes de pasajeros entre ciudades en EU. A finales de mes, el renombrado Virgin Trains USA anunció planes para una Oferta Pública Inicial en Nasdaq que le podría dar una valoración de 3,000 mdd, a pesar de las pérdidas de 87 mdd en ingresos de 5.2 mdd en los primeros nueve meses del año pasado. 

La compañía apenas comenzó a operar trenes entre Miami, Fort Lauderdale y West Palm Beach en 2018, pero planea extender su servicio a Orlando y Tampa, con el objetivo de alcanzar ingresos anuales de 810 mdd dentro de cinco años.


NOTAS MÁS VISTAS