Manchón Penal

“Adiós 2018, bienvenido 2019”

Alberto Romero Rodríguez

“No olviden nunca que, si nos levantamos muy muy temprano sin reproches ni excusas, y nos ponemos a trabajar, somos imparables. Créanme que somos imparables” Pep Guardiola

El 2018 fue un año especial en lo futbolístico, un año mundialista en donde se vivieron muchas sorpresas y también se destaparon varias incógnitas.

Para comenzar el 2018 estuvo marcado con la celebración del Mundial de Rusia, donde Francia se coronó como campeona del mundo. Los de Deschamps agarraron su segunda estrella con un equipo plagado de figuras y fuimos testigos del nacimiento de una nueva figura que buscará consolidarse en los próximos años como el heredero supremo de Messi y Cristiano, su nombre; Kylian Mbappé. 

Vimos la llegada de la revolución tecnológica con el VAR al futbol y el cambio que ha implicado para todas las ligas del mundo el poder consolidar una experiencia de justicia al futbol mundial, cargada aún de polémica y falta de coherencia en las decisiones, pero con la esperanza de desarrollar mejores prácticas que favorezcan el espectáculo del futbol mundial.

Fuimos testigos de la supremacía del Real Madrid donde nuevamente los “merengues” vivieron el éxtasis mundial al ser acreedores de la decimo tercera Champions en toda su historia para pintar el futbol de blanco una vez más y hacer sentir su supremacía, con el tricampeonato en está competencia. El Real Madrid se hizo acompañar de un hombre que con su sencillez cambio la supremacía de los habituales dioses del futbol Cristiano y Messi, acostumbrados a recibir el reconocimiento mundial, su nombre; Luka Modric.

El dominio blanco no fue extensible al territorio nacional, donde el Barcelona volvió a exhibir regularidad y solvencia a lo largo del año. Liga y Copa en la primera temporada de Valverde con Messi como estandarte. Quizá producto de esta supremacía provoco uno de los escándalos más significativos del año pues previo al mundial de Rusia, Florentino Pérez descuartizo a la selección española al integrar a Julen Lopetegui al banquillo blanco lo que provoco su salida de la selección y que a la postre un segundo despido del cuadro blanco ante la falta de resultados.

En nuestro continente fuimos testigos de la mal llamada final del siglo, que resulto un verdadero circo que culminó con la coronación de River Plate frente a Boca Juniors en pleno Santiago Bernabéu, y que provocó las miradas de morbo de millones de aficionados en el mundo, que más que ver futbol en la cancha fueron testigos de la pasión descomunal y exacerbada que se vive en Sudamérica y en sus estadios de futbol.

En México vivimos el campeonato de unos guerreros que sorprendieron a todos y que una vez más pusieron de ejemplo una ejecución casi perfecta en donde no necesariamente las plantillas que gastan más dinero son aquellas que obtienen mejores dividendos. Santos ha afianzado un estilo organizacional que le ha producido una gran cantidad de billetes verdes, siendo semillero de varios equipos para convertirse en protagonista indiscutible gracias a las visorias y enorme trabajo para detectar talento, adaptándolo y desarrollándolo para obtener grandes beneficios, no solo deportivos sino también económicos.

América fue el otro gran ganador en este 2018, los de Coapa salieron de sus alcantarillas para festejar su treceava copa en más de cien años de existencia y convertirse, por ahora, en el equipo con más títulos por encima del Guadalajara. Lo más sobresaliente y por lo que el americanismo debe disfrutar este campeonato es por la consolidación de jóvenes como Lainez y Alvarado, que han conseguido posicionarse como verdaderos referentes de este equipo y que muy pronto estaremos siguiendo en algún equipo de talla internacional. Hoy el americanismo ha resurgido de la mano de Miguel Herrera, quien profana una supremacía duradera que le permita hacer del americanismo una verdadera dinastía en el futbol.

También de destacarse el trabajo y desarrollo que se esta viviendo en la liga femenil de futbol. Este 2018 cosecho el trabajo que ha venido desarrollando meses atrás, para conseguir importantes resultados y la consecución de un título mundial que pone a México en el mapa de una de las ligas de más crecimiento a nivel mundial. Aún con mucho trabajo por hacer en la cuestión cultural, económica y hasta de marketing de esta liga y sus representantes, en donde muchas de ellas viven situaciones complicadas en una liga que busca profesionalizarse, pero donde los hombres de pantalón largo no terminan por darles cabida en una sociedad ávida de triunfos que festejar.

El 2019 pinta importantes retos en el mundo del futbol a nivel mundial y en nuestro propio territorio.

Será un año de retos a nivel de selecciones con la llamada Liga de las Naciones donde ya se vivió una primera sorpresa con el descenso de Alemania, que sin duda esta en busca de revancha y que pronto podríamos ser testigos de su resurgimiento. Será un año donde los ojos de los amantes del futbol estarán en Mbappé para seguir de cerca su evolución y comenzar a presionar en todos los aspectos si es digno heredero de la supremacía Messi – Ronaldo.

Un año en e que el Madrid buscará reconstruirse para pelear de tú a tú en casa con su archirrival, el Barcelona, pero sin perder de vista su dominio europeo en la Champions League, en donde es amo supremo. En cambio, el cuadro Azulgrana tiene como principal objetivo romper esa supremacía madrilista y de la mano de Messi regresar a los primeros planos de la élite futbolística.

2019, será también el punto de inicio de nuevo Director Técnico de la Selección Mexicana, “Tata” Martino, quién deberá sembrar las bases de su arquitectura futbolística y quien tendrá la obligación de forjar una nueva era de futbolistas que sepan sacar provecho a sus condiciones para terminar de consolidarse en sus respectivas ligas y ser verdaderos referentes del futbol mundial.

Este año deberá también de adaptarse de mejor forma el uso de la tecnología en el futbol. El famoso VAR deberá dar un salto para permitir reine la justicia en el deporte, pero sin perder la esencia de fluidez con la que se ha caracterizado a este deporte desde sus inicios.

En nuestro ámbito local, podremos seguir de cerca la respuesta de Chivas ante la reciente alza de su archirrival, en algo que parece muy lejano dadas las decisiones de su actual directiva. No así, Cruz Azul que una vez más buscará levantar ese título que termine por desbancar esa terrible maldición para sus aficionados. Los equipos del Norte como cada año parecen al acecho de esperar en romper el mercado y dar un golpe de autoridad ante sus rivales que los lleve nuevamente a un campeonato.

2019, sin duda se espera con ansia y con esperanza, deseando a todos los lectores de esta columna un maravilloso año y que en lo deportivo también sea un año llena de retos que superar

¡Feliz año nuevo!

Hasta la próxima…










OPINIONES MÁS VISTAS