Manchón Penal

No hay que llegar primero, pero hay que saber llegar

Alberto Romero Rodríguez

Tigres pego primero y para muchos es el favorito para levantar la liga sin embargo algunos olvidan el equipo que rompió con todos los paradigmas este año. Y es que el futbol no se gana a base de billetazos, si bien es cierto ayuda mucho una buena inversión, tampoco podemos desacreditar el trabajo y el buen momento que vivieron los esmeraldas hasta apenas hace unos meses.

El aparente momento a la baja que vive el León ha creado la percepción de que este equipo llego a su máximo nivel, y que el declive es inevitable aunado a que su máxima figura no se ha podido mostrar en los últimos partidos.

Jugar en León, ahí donde la vida no vale nada no es cualquier cosa, un equipo que ha construido una verdadera fortaleza como local y que, si bien en su partido contra América no dio su mejor versión, no ha perdido dos partidos consecutivos en casa desde hace mucho tiempo. Si bien a este equipo no le garantiza en nada haber sido el líder indiscutible del torneo, y haberse acreditado el récord histórico de más victorias consecutivas en la liga, tiene sin lugar a dudas con que salir a la cancha y revertir el resultado.

El equipo de Ambriz, ha podido conseguir un dinamismo importante para los esmeraldas con un esquema consistente en la mayoría de sus partidos, equilibrando sus líneas con un 4-4-2 y en ocasiones partiendo a un esquema de 4-3-2-1 que le permite dar una mayor profundidad a su ataque, pero en esta liguilla no ha podido explotar este recurso que le dejo los mejores dividendos y ha tenido que utilizar un esquema más conservador para poder tener posesión de la pelota algo que es oxigeno puro para los esmeraldas.

Del otro lado Tigres ha podido utilizar un esquema un poquitito más ofensivo, al menos en esta liguilla, partiendo de las variantes de ataque y las lesiones de Dueñas y Pizarro, pero cuidado que para este partido tendrá equipo completo por lo que los de Ferretti pueden lucir cautelosos y conservadores para tratar de ir a controlar el resultado.

Tigres necesita goles, necesita ser espectacular y demostrar porque es el equipo de la década. Poner freno a sus variantes solo lo hacen ver como un equipo timorato. Es momento de ver a ese equipo aguerrido que en el papel luce y que en la Copa Libertadores de hace unos años dio a cuentagotas, señales de que podía convertirse en un referente. Es momento que el Tuca muestre el verdadero potencial de un equipo que merece estar entre los más importantes de nuestro balompié, pero que debe ganarse ese derecho y convencer a propios y extraños del potencial que como equipo tienen.

Espero que esta final no decepcione y que no pase a los libros de historia desapercibida como aquella final entre Necaxa y Celaya, la peor final que recuerde, en aquel entonces entre el equipo llamado de la década y los de Guanajuato comandados por Butragueño que sin duda merecían mucho más.

La mesa e ingredientes esta puesta para aquel que sepa vencer sus miedos y se permita consolidar el buen trabajo realizado a lo largo del campeonato y pueda brindar al menos un poco de espectáculo ha esta desnutrida liguilla. Ojalá que ese futbol que ambos se han reservado lo presenten sin una gota de mezquindad y miedo dentro del terreno de juego, situándose en la relevancia de lo que se están jugando, una final de futbol mexicano.

Hasta la próxima…

OPINIONES MÁS VISTAS