Columna de Alejandro González

La importancia de "WikiLeaks" y lo que ahí dice de "El Bronco"

Alejandro González

Revelar información guardada por los gobiernos puede parecer un delito, pero en realidad conocer esa información es un derecho que tenemos los ciudadanos porque los documentos deberían ser públicos, no secretos.

Así es, amigo lector, con esto quiero referirme a los famosos archivos de WikiLeaks, este sitio en internet que creó Julian Assange para colocar los archivos que sacó de las computadoras de muchos gobiernos.

El señor Assange creó WikiLeaks en 2006, una organización no gubernamental dedicada a difundir información presuntamente clasificada por los gobiernos, pero que por ley debería ser pública. Las revelaciones más grandes incluyen documentos internos del gobierno de Estados Unidos respecto a la guerra de Irak y de Afganistán, además de cables diplomáticos confidenciales del Departamento de Estado que revelan complicidades y atrocidades.

La lucha de WikiLeaks es la libertad de expresión. Por eso tiene el apoyo de la mayoría de los periodistas en el mundo, excepto de los que aparecen en los cables por estar vinculados al poder.

“Al exponer los secretos de la administración de EU, (WikiLeaks) envió una potente señal de que nadie podría mantener su información bajo control en la era de internet”, opina Micah Sifry, autor de un libro sobre el tema de la plataforma.

WikiLeaks “cambió el periodismo”, asegura Stefania Maurizi, del diario italiano La Repubblica, que trabaja en los dosieres de la plataforma desde 2009. “Sus métodos, sus intuiciones, fueron reproducidos en todas partes”.

El autor y coordinador del libro México en WikiLeaks, Pedro Miguel, conoce bien los archivos porque desmembró los que corresponden a México.

“En esos documentos encontramos la radiografía de la dependencia, los mecanismos de EEUU para influir en la clase política mexicana, impulsando reformas estructurales que después se consumaron en el gobierno de Enrique Peña Nieto (2012-2016) y la enorme autoridad de la Embajada de EEUU sobre los dirigentes de este país”, explica Miguel.

Los archivos se han ido actualizando desde el 2006, se ha ido liberando información que en cierto contexto hay que cuestionar por el uso político que se le da en el momento.

Entre las más recientes actualizaciones ya existe información personal que sin duda se podría cuestionar si es legal, como la publicación de correos electrónicos del Partido Demócrata de EU, que facilitaron la eliminación de Hillary Clinton en las elecciones frente a Trump, son un claro ejemplo o también los mensajes internos de la campaña electoral de Emmanuel Macron.

En ambos casos se divulgó información personal y sensible, sin interés para la sociedad, pero con impacto político.

A pesar de la situación legal que vive su fundador, WikiLeaks.org está vigente y cualquiera lo puede consultar. Por eso, estimado lector, y como un ejercicio de libertad de expresión pasé al sitio en internet y busqué con el nombre del gobernador de Nuevo León: “Jaime Rodríguez Calderón”.

Ahí aparecen poco más de 28 archivos de diferentes categorías. La mayoría son informes del atentado que tuvo El Bronco cuando era alcalde de García y otras son resúmenes de notas informativas cuando ganó la gubernatura del estado.

El reporte más sobresaliente dice: “GARCÍA, NUEVO LEÓN, Jaime Rodríguez Calderón, alcalde de García, ha iniciado un programa dirigido a los ciudadanos que están en posesión de un arma para aprender a usarla”, se trata de un correo que envía el consulado con el nombre de “M3 Report”.

Se trata de una nota periodística que se difundió mucho y no tiene ninguna importancia, pero es una muestra de lo amplia y extensa que es la información que WikiLeaks ha liberado al mundo y que en realidad se encuentra en la delgadísima línea de lo público y lo privado. Y quién sabe si usted o su socio están en esos reportes, habrá que buscar… o usted, ¿qué opina? 


alejandro.gonzalez@milenio.com


OPINIONES MÁS VISTAS