Columna de Alejandro González

Un mundo nos vigila… y nos escucha

Alejandro González

Supongo que hasta que te sucede lo puedes creer. Porque antes de eso no importa si te platicaron o si leíste un artículo en una revista, normalmente no le das crédito.

Para no andar con rodeos lo voy a confesar aquí, amigo lector, como decía un antiguo conductor de televisión: “Un mundo nos vigila”. Y lo hace a toda hora, en todo momento y a todas las personas que, hay que aclarar, tenemos un smartphone (teléfono inteligente) y lo usamos, aunque sea en sus mínimas funciones o con las mínimas aplicaciones…

Todo comenzó en una plática con una amiga que, sorprendida, me relató cómo una noche en la intimidad de su recámara, entre ella y su esposo, recordaron que tenían un mapa de Europa que compraron en un viaje, les pareció entretenido sacarlo para colgarlo y marcar los lugares que ya habían visitado. Para su sorpresa, cuando lo encontraron se dieron cuenta que era un rasca mapa, se podían marcar los lugares con solo rascarle. En fin, la plática continuó sobre recuerdos de los viajes, pero alcanzaron a prometerse que sería muy bueno conseguir un rasca mapa de México, para marcarlo también.

A la mañana siguiente, me platica ella, mientras revisaba mi Facebook me sorprendió que comenzó a salir publicidad sobre “rasca mapas de México”, viajes, transportes y tarifas.

“Tal vez me ha sucedido muchas veces, pero como el asunto del rasca mapa es algo muy inusual, me brincó a la vista de inmediato. La única explicación es que mi teléfono pudo escuchar la conversación”, me confesó.

Y tiene toda la razón, lo investigué y lo verifiqué, los teléfonos inteligentes, todos, con sistemas Android o iOS de Apple, escuchan lo que decimos en pláticas telefónicas y fuera de ellas, entonces lo envían a los servidores de las compañías, como Google.

Internet está lleno de historias como esta, donde los usuarios comentan con sorpresa cómo fue que se dieron cuenta de este “espionaje”.

No se trata de un programa de espías como el Pegasus, ese software que compró el gobierno federal y que, según se dijo, lo usó el Cisen para espiar a periodistas y políticos.

No, es algo más simple que funciona con el reconocimiento de voz del asistente Ok Google y de Oye Siri, que sin que usted lo use, graban lo que escucha y después lo mandan a los centros de cómputo de las compañías.

El doctor Peter Henway, asesor de seguridad de la empresa de ciberseguridad Asterix, dice que todas las aplicaciones que tiene el teléfono móvil, incluida Facebook, tienen acceso a esos datos de voz que guarda el móvil, sin necesidad de activar nada y tienen la capacidad de usarlos o no.

“De vez en cuando hay servidores (de aplicaciones como Facebook) que reciben audios, aunque no se sabe muy bien qué provoca que se envíen esos fragmentos de audio”, comenta.

Ya se sabía que el teléfono utiliza el GPS para dar direcciones, localizar tiendas cercanas y mantiene un historial que ayuda a Google para enviarnos publicidad, pero esto de las conversaciones sí sorprende.

Se supone que al instalar aplicaciones les damos permisos al aceptar los términos y condiciones de uso (esas que nunca leemos), de manera que es legal lo que hacen.

Facebook nunca ha aceptado que escucha conversaciones, pero Google sí y en eso es más transparente.

Para los que deseen ver lo que Google ha enviado desde su móvil, pueden visitar la página myactivity.google.com, con su usuario y clave podrá ver las grabaciones y toda la información que la empresa manda a otras empresas. También puede cambiar ahí los permisos para que no lo haga más.

Un mundo de publicistas y empresas nos vigila en el ciberespacio, está atento de lo que deseamos, lo que buscamos o necesitamos… pero no sabemos qué otros usos le darán a esta información, si ven las claves de ingreso a cuentas de banco, cosas personales o intimidades, no sabemos a quién se las pueden vender o si acaso se las roban, de manera que estamos indefensos si no nos informarnos bien sobre el uso del móvil y sus aplicaciones… o usted, ¿qué opina?


alejandro.gonzalez@milenio.com


OPINIONES MÁS VISTAS