El otro enfoque

El Informe de Edgar Castro

Alfonso Machuca

1.- Los regidores acuerdan un año después. ¡My good!

Los regidores del Ayuntamiento de Guanajuato, sí que se han convertido en fervientes analistas de lo que será, el Primer Informe de Gobierno del alcalde priista, Edgar Castro Cerrillo.

La serie de reuniones que tienen a diario para aprobar el documento, los ha convertido en correctores de datos y de estilos, pero además de expertos en ortografía y sintaxis.

Hasta parece la "puritita" verdad con su muestra de productividad.

Pero a decir de los expertos, el análisis del Informe fue más allá de los estilos, pues comprobaron que las áreas de Servicios Municipales, Ecología y Dirección de la Mujer, están a punto de llegar a la calamidad.

¿Por qué se tardaron tanto en averiguarlo? ¿Qué hicieron entonces todo el año en sus comisiones? Son preguntas que jamás nos responderán los regidores, porque estamos en el maquiavélico riesgo de pensar que no hicieron nada en un año o les paso de noche el tema de la efectividad.

Por fortuna, ayer por la tarde concluyeron sus maratónicas sesiones y, entre tanto jaloneo, algo bueno salió, pues a decir del síndico, Ramón Izaguirre, se dieron cuenta que necesitarán, de ahora en adelante, evaluaciones trimestrales que les permitan llegar a los estándares de eficiencia y eficacia que demandan los cuevanenses.

¿En Serio?

Bueno, durante este año, quizás se la pasaron grillando, señalando o acusando, como buenos juzgadores, aunque habrá quien asegure que su tiempo lo invirtieron en revisar la detallada entrega-recepción de la administración pasada, además de pendientes en la contraloría.

Escándalos improductivos, pues.

2.- Arruinan la campaña al Presidente

Por supuesto, el plan del agobiante análisis del informe tiene fondo.

Los ediles de oposición (PAN, PRD, Morena), pero también del PRI, han limitado que el Presidente Municipal de Guanajuato, Edgar Castro Cerrillo, no emprenda su campaña mediática para presumir lo poco o mucho que se hizo en el primer año de labores. El despliegue publicitario se ha limitado sólo a invitaciones.

De acuerdo a la ley, los Presidentes tienen siete días antes y cinco días después para informar lo que hicieron durante su año de actividades. Castro Cerrillo no ha podido informar nada mediáticamente, porque sus regidores no aprueban el documento. Su informe es este 26 de octubre.

Contrario a la glosa del Gobernador, cuyo análisis es después del informe, en el Ayuntamiento de Guanajuato, es al revés. La glosa lo hacen desde antes.

Así es el bajo mundo de los señores transparencia de Guanajuato, de los analistas cuevanenses, de los políticos capitalinos, de los grillos guanajuateños y de los agregados culturales que participan en retadora actividad de analizar el informe del Presidente capitalino.

Ahora, esperaremos con paciencia, qué nos informa el Edil. m

OPINIONES MÁS VISTAS