El otro enfoque

El ominoso presupuesto

Alfonso Machuca

1.- Bajan presupuesto a la prevención del delito

La palabra ominoso suele utilizarse para nombrar a una cosa que resulta vergonzante, y ayer el diputado panista, Éctor Jaime Ramírez Barba, calificó así el Presupuesto Federal 2017, que para variar, trae malas noticias para Guanajuato.

Según los diputados que han revisado el programa de gasto del próximo año, el estado enfrentará bastantes recortes importantes en programas específicos. La suma de los dineros que no llegarán el próximo año es de 637 millones de pesos.

Es decir, durante el 2017, el estado resultará afectado en los programas de prevención del delito, el fortalecimiento de infraestructura carretera y el desarrollo de las zonas metropolitanas, así como el fomento al turismo.

El ajuste presupuestal se debe a la terrible crisis financiera del peso frente al dólar, el bajo costo del barril de petróleo, pero sobre todo, a las malas decisiones de las autoridades federales ante el embate financiero mundial.

En Guanajuato, el tema no lo tiene tan resuelto el gobernador, Miguel Márquez Márquez, aunque ya contempla el incremento de la deuda pública para dar salida a la obra programada en el 2017. Para eso, sólo necesita avisar al Congreso del Estado y listo.

2.- Las empresas beneficiadas con el cambio de divisas

Considere además que las empresas instaladas en la entidad resultarán beneficiadas, pues sus exportaciones se incrementarán y, en consecuencia, sus utilidades también, pues mientras fabrican en pesos, venden en dólares.

El turismo será una de las áreas de mayor oportunidad, pues a pesar de que se reducirá la inversión en los Pueblo Mágicos, la Secretaría de Turismo podrá captar más turista en ciudades importantes y donde pueda gastar sus dólares donde más les rindan.

Sólo deben atender con puntualidad la inseguridad y la violencia, pues Guanajuato empieza a marcarse como de los estados más inseguros de la República Mexicana, en medio de una lucha de cárteles que lo usan de ring.

Pero no todo es funesto, como lo calificó Ramírez Barba. Al menos, por el momento, no hay nuevos impuestos, no existen amenazas locales, aunque sí recovecos municipales a fin de conseguir más dinerito.

El gran dolor de cabeza, sin duda, será el derecho de alumbrado público, el predial en algunos inmuebles "turísticos", así como los nuevos cambios de uso de suelo que podrían considerarse en el futuro.

Ciertamente no se habla de nuevos impuestos o nuevos derechos, pero sí de nuevas tarifas y ajustes al alza.

En los próximos meses, veremos cómo el Gobierno del Estado, pretende solventar el gran hueco que le abrió la federación con al menos 637 millones de pesos.

OPINIONES MÁS VISTAS