El pozo de los deseos reprimidos

Fox vs. ‘La academia’

Álvaro Cueva

¿En qué piensa usted si le digo canal Fox? Seguramente en Los Simpson, en una larga lista de clásicos estadunidenses como 24 y The X-Files o tal vez en grandes series de estreno como The Resident y S.W.A.T.

Bueno, Fox está haciendo algo muy importante que no se ha comentado como debiera: Talento Fox.

Para no hacerle el cuento largo, Talento Fox es un reality show de cantantes en el mejor estilo de La academia, solo que a escala panregional y en los cables y las antenas directas al hogar.

¿Sí se da cuenta de lo que está pasando aquí? Fox le está dando un giro a su identidad, a su esquema de producción y a su modelo de negocios.

¡Y si alguien sabe de televisión son los señores de esta poderosísima compañía!

No es que Fox esté dejando de pasar Los Simpson o que vaya a dejar de importar grandes títulos del otro lado de nuestra frontera norte.

Es que ahora está apostando por otra clase de contenidos, apuesta por contenidos más de televisión abierta, por contenidos que se parecen cada vez más a los que podemos encontrar en Azteca Uno o en Las Estrellas.

Obviamente para muchas personas esto puede ser un sinónimo de decadencia. A mí se me hace un impresionante ejercicio de evolución.

Fox nos está diciendo que el futuro de la televisión de paga ya no está donde estaba en 1995, en 2008 o en 2014.

Ahora, ante el giro que han tomado los hábitos y costumbres de las audiencias y ante la aparición de otras ventanas, incluyendo la de ellos mismos, la extraordinaria app de Fox que compite directamente contra Netflix, había que hacer algo diferente: entretenimiento.

Qué sintomático que a unas cuantas semanas de que Tv Azteca anunciara que iba a apostar más por el entretenimiento que por la ficción y de que el canal Multimedios Televisión llegara a Ciudad de México con una parrilla de programación enfocada a casi puros programas de este tipo, Fox nos diga que va a hacer lo mismo.

Antes, al igual que la televisora del Ajusco, Fox se mataba produciendo en nuestra región contenidos de ficción como Cumbia Ninja y Aliados.

Ahora, los sigue haciendo, pero para el acceso premium de su app. ¿Y qué está dejando para su canal más popular? Talento Fox.

¿Sí se fija? Lentamente la industria se está reacomodando mandando para un lado las series y, para el otro, la diversión tradicional.

Por si esto no fuera lo suficientemente importante, hay otro asunto alrededor de este lanzamiento que no puedo dejar de destacar:

Esta es la primera vez que un canal de televisión de paga de paquete básico, de origen latinoamericano, invierte en la producción de un reality show de canto. Sí, desde hace muchos años que frecuencias como la de Sony nos habían estado regalando títulos tan magníficos como American Idol y The X Factor.

Pero esto es distinto. Fox organizó a un equipo de producción, montó un estudio, buscó a los participantes, se los llevó hasta Argentina, contrató al conductor, a los jueces y no solo arriesgó su dinero, arriesgó su prestigio.

¿Cuándo llegó usted a ver algo así en Warner, en Universal Channel o en TNT? ¡Nunca!

Fox volvió a hacer historia y en su ventana le va tan bien en rating, en ventas y en redes sociales como a Tv Azteca con Exatlón México.

En el remoto caso de que usted jamás haya visto Talento Fox, este programa se transmite los miércoles por la noche en canal Fox, lo conduce Alejandro Fantino, y sus jueces son Wisin, Diego Torres y Lali Espósito.

A Alejandro usted ya lo conoce de otros proyectos del cable como Escuela para maridos, pero lo que a lo mejor no sabe es que este señor es una celebridad del periodismo sudamericano.

Alejandro Fantino es poco menos que el Joaquín López-Dóriga de Argentina. Con él van presidentes, empresarios, futbolistas y su credibilidad y su nivel de popularidad están fuera de toda discusión.

Y ni hablar de los jueces. Wisin, Diego y Lali son grandes. Punto. Lo maravilloso es que, a pesar de ser quienes son, hacen un trabajo en equipo excepcional.

Verlos no solo es gozar, no solo es aprender. Es quedarse con un muy buen sabor de boca, cosa que no siempre se puede decir en este tipo de conceptos.

¿Y los participantes? Como en todos estos reality shows, excelentes: algunos con talento, otros con tremendas historias.

No se trata de descubrir al nuevo Luis Miguel. Se trata de que las multitudes se la pasen bien, que se olviden de sus problemas, de que jueguen desde casa.

Ojo: Talento Fox es un experimento. Ésta es la primera vez que se hace y hay muchas tuercas qué apretar.

Confío en que en próximas ediciones esto se ponga todavía más espectacular, todavía más emocionante y que lleguemos a un momento en que todo sea ciento por ciento en vivo.

Hoy, por lo pronto, Fox volvió a innovar, Fox se alineó con Tv Azteca y Multimedios Televisión y esto es nota.

¿O usted qué opina?

alvaro.cueva@milenio.com

OPINIONES MÁS VISTAS