El pozo de los deseos reprimidos

‘Los ricos también lloran’ de Estados Unidos

Álvaro Cueva

En el año 2011 el mundo entero se quedó con la boca abierta con una miniserie que se llamó Los Kennedy.

En aquella época, tan cercana y tan lejana, los contenidos biográficos no eran lo que son hoy y esta aproximación a la vida de una de las familias más famosas, queridas, polémicas y poderosas de la historia reciente de Estados Unidos fue de una belleza descomunal.

Por un lado estaban muchos de los secretos de personajes como John F. Kennedy y, por el otro, un producto tan cuidado, tan lleno de actuaciones memorables, tan bien convertido en imágenes y sonidos, que el éxito con el público y con la crítica no se hizo esperar.

¡Pues qué cree! Hoy a las 22:00, por el canal Lifetime, se va a estrenar Los Kennedy: después de Camelot, yo ya la vi enterita y es una experiencia que nadie se debe perder.

Todavía me acuerdo y se me enchina la piel. ¡Qué manera tan más conmovedora de darle continuidad a un proyecto que parecía que jamás iba a regresar a la pantalla! ¡Mis respetos!

Independientemente de que usted haya visto Los Kennedy, de que sepa o no de estos personajes, o de que viva en otro país, esta es una historia arrebatadora que lo va a estremecer de principio a fin.

Una cosa es que uno se haya enterado de los chismes de los Kennedy con el paso de los años y otra, muy distinta, es verlos todos de trancazo.

¡Qué historia tan macabra! ¡Qué familia tan más atormentada! ¡Qué maldición!

Aquí es cuando uno entiende que hay cosas superiores al poder al dinero. Aquí es cuando uno aprende a admirar la entereza de mujeres como Jackie Kennedy.

Los ricos también lloran, pero del otro lado de nuestra frontera norte.

Si usted pensaba que lo más fuerte que le había pasado a esta señora había sido el asesinato de su marido, ¡no!, qué barbaridad. Lo que pasó después era como para que se hubiera vuelto loca.

Los Kennedy: después de Camelot cuenta todo lo que pasó posteriormente a la muerte de John F. Kennedy con su familia y aunque de seguro usted ya lo sabe, verlo convertido en un espectáculo de esta naturaleza le da otro sentido.

Es golpe tras golpe, tras golpe. Y como se trata de una familia católica, el nivel de identificación con muchas personas del gran público mexicano y latinoamericano es impresionante.

Por si esto no fuera suficiente, está todo el tema de la segunda historia amor de Jackie Kennedy, los horrores que vivió Ted Kennedy y más, mucho más.

¿Cuál es la nota? Las actuaciones de Katie Holmes como Jackie y de Matthew Perry como Ted.

Katie está mejor que nunca en su vida, dueña absoluta del personaje, capaz de ponernos a llorar, a temblar y a pensar, con un domingo absoluto de su cuerpo, de su mirada.

Es un privilegio que la señora, a quien usted conoce muy bien por su participación en cintas como Batman Begins, haya aceptado este personaje, porque pocas mujeres de su generación le hubieran dado la dimensión que ella le está dando.

Matthew es otro. Aunque el señor ha hecho esfuerzos por llevar su carrera por otros lugares, el fantasma de Friends lo persigue como una maldición.

Bueno, cuando usted lo vea en Los Kennedy: después de Camelot, no es que se vaya a olvidar de lo que hizo en Friends, comprobará que este hombre es un magnífico actor.

¡Qué brutal construcción de Ted Kennedy! Hay un momento en que se enfrente a un periodista solamente con una mirada que vale oro. No se lo vaya a perder.

Ya le hablé de Katie Holmes. Ya le hablé de Matthew Perry. Pero no están solos y, lo mejor, a ellos y al resto de sus compañeros actores los protege una producción finísima.

A mí lo que me gusta es que no se trata de una construcción escénica que de tan preciosita termine por comerse a la miniserie.

Los Kennedy: después de Camelot sí es magnífica, pero nunca deja de privilegiar lo que hay que privilegiar en estos casos: la historia, el chisme, las revelaciones.

Algo me dice que si Los Kennedy le dio la vuelta al mundo, Los Kennedy: después de Camelot dará la vuelta y multiplicará el éxito de la primera parte al grado de que muchas personas dejarán de ver el asesinato de John F. Kennedy como lo más terrible de la maldición que le tocó a esta familia.

Por lo que más quiera, hágame un favor, hágase un favor y luche por ver el inicio de esta miniserie hoy a las 22:00 por el canal Lifetime y la segunda parte mañana, a la misma hora en esa misa señal.

Sí es importante este dato, porque en México tenemos la costumbre de esperar una semana completa para darle seguimiento a muchas de nuestras producciones favoritas.

Y no, Lifetime no es así, Lifetime va más de la mano con las mejores estrategias internacionales de programación y en lugar de mantenernos en suspenso durante tantos días, nos permite llegar al desenlace de muchas de nuestras producciones favoritas a un ritmo mucho más vertiginoso. Qué bueno, ¿no?

alvaro.cueva@milenio.com

OPINIONES MÁS VISTAS