Ojo por ojo

Brozo, medios públicos y libertad de expresión

Álvaro Cueva

En los últimos días he visto, con vergüenza, que se han dicho un montón de barbaridades sobre la libertad de expresión en los medios de comunicación y en las redes sociales.

Me preocupa porque creo que esto, en lugar de aportar, entorpece, manipula. Por supuesto, me refiero a lo que sucedió con Brozo, Me canso ganso, John y Sabina y otras cuestiones vinculadas a la cuarta transformación (4T).

¿Qué pasó con Brozo? El payaso tenebroso dio su punto de vista sobre las conferencias matutinas del Presidente, como lo ha hecho siempre, y curiosamente, esta vez se hizo un escándalo.

No sé qué me da más pena, si el lamentable hecho de que la misma prensa, con sus montajes sensacionalistas, haya alimentado este fenómeno o las reacciones de tantísima gente, incluyendo poderosas figuras públicas, alrededor de esta situación.

Estamos ante un conflicto pantalla. Brozo siempre ha dicho lo que ha querido y siempre ha sido atacado y festejado por eso. ¡Siempre! ¿Dónde está la bronca? En que un montón de instancias, en esta ocasión, se colgaron de esta alucinación para llevar agua a sus molinos y debatir sobre la libertad de expresión.

Perdón, pero no entiendo. Esta vez, en contraste con lo que le sucedió a Brozo, muchas veces, en otros sexenios, su programa sigue al aire. Nadie le quitó la publicidad oficial para ejercer algún tipo de presión, nadie amenazó a su estación de radio para que lo frenara ni nadie ordenó que lo corrieran.

¿Dónde está el problema de libertad de expresión? ¿En los durísimos ataques de quienes piensan diferente? Eso no es un problema de libertad de expresión. ¡Eso es parte de la libertad de expresión!

Bendito Brozo que dice lo que quiere. Bendito Presidente que no está de acuerdo. Benditas reacciones a favor y en contra. Creer que esto es malo es absurdo, el producto de la calentura de colegas capaces de todo con tal de jalar views, likes y retuits.

Algo similar acaba de pasar con Me canso ganso, John y Sabina y otros programas de las nuevas administraciones de frecuencias como Canal Once y Canal 22.

Muchas personas, que ni ven los medios públicos ni saben de televisión, se la han pasado publicando cifras y haciendo afirmaciones raras sobre lo nuevo de estos canales.

Esas cifras son ridículamente austeras si se les quita toda la parte de la manipulación editorial y los medios públicos de la 4T, a diferencia de los anteriores, se están comportando con admirable apertura en cuanto a sus posiciones editoriales.

En ningún lado, como en Canal Once, por ejemplo, se critica a López Obrador. ¡Peor que Brozo! Y su nueva administración, en lugar de correr a los enemigos de AMLO, los sigue teniendo ahí.

Lo único que ha hecho ha sido enriquecer el concierto de voces incluyendo a quienes antes tenían las puertas cerradas como los conductores y comediantes de John y Sabina.

Algo parecido está pasando con Me canso ganso, de Canal 22 y otras emisiones que ni siquiera se han estrenado y que ya están siendo condenadas… ¡Por su nombre!

¿Sí se da cuenta? El problema es que no hay problema. Por eso le digo que siento vergüenza ante esto. Alguien quiere que pensemos que todo está mal cuando no es cierto. No se vale. ¿O usted qué opina?


@AlvaroCueva

OPINIONES MÁS VISTAS