Rastros y Rostros

En jaque policías municipales en Edoméx

Ana Lilia García Castelán

Mientras la población no ve qué hacer ante la inseguridad en el Estado de México, donde se navega en un mar de “desapariciones” de jovencit@s, las policías municipales que debieran ser las primeras en inhibir la comisión de ilícitos, se desgarran las vestiduras en esta era morenista; hay inconformidad en municipios mexiquenses con alta y baja densidad poblacional; la tropa uniformada se revela y se queja del maltrato y corrupción que la ahoga; a fuerza de carencias y malas enseñanzas, hoy por hoy esas corporaciones son epítome de corrupción.

El olvido en que operan muchas es una verdadera tragedia, la Comisión de Derechos Humanos del Estado de México ha exhibido las carencias que viven los municipales en varias regiones del Edoméx, particularmente en municipios “pequeños”, donde la defensoría de habitantes detectó hace unos cinco años que en municipios como Amatepec tenían “armas de mentira”, al encontrar en una de sus visitas de inspección, un rifle de madera; por desgracia la situación no ha cambiado.

El enojo y las penurias que sufren los policías municipales, no son novedad, durante años, han sido los más sacrificados en la escala en materia de seguridad; en municipios “chicos”, son relegados a mandaderos, incluso de las titulares del DIF, a quienes sirven como choferes. En Amatepec, Zacazonapan, Otzolopan, etc., sólo se dedican a detener ebrios; carecen de armamento, unidades y la capacitación necesaria. En lugares de tierra caliente, ya ni siquiera cumplen con su función, porque hace tiempo la seguridad está en manos del crimen organizado.

Las actividades en materia de tránsito a las que son asignados en sitios como Tejupilco y Valle de Bravo, sólo enfurecen a la ciudadanía que poco los respeta y en demarcaciones altamente pobladas, el estigma de abusivos y “mordelones” nada lo borra.

Megaturnos de más de 12 horas y sin días de descanso, más la falta de equipo y suministro hasta de gasolina, mantienen en jaque a esas corporaciones; repetidamente agentes denuncian que ante el repunte de la violencia, les aumentaron la jornada laboral y les suspendieron los descansos de manera indefinida. En tanto que carecen de uniformes y se ven forzados hacer ‘coperacha’ para ponerle gasolina a las unidades, a fin de poder salir a patrullar.

R A S T R O S. . . .

La víspera el gobernador Alfredo Del Mazo, dio una excelente noticia a los mexiquenses: la obra para cristalizar el tren interurbano México-Toluca, continuará y se prevé que se cristalice en su sexenio; luego de que el gobierno federal pareció “abortar” también su construcción, el mandatario estatal, anunció que continuarán los trabajos, mismos que ya registran 80 por ciento en territorio mexiquense, esto luego de sostener otra reunión con el Presidente Obrador.

Continúan los reclamos en contra de la diputada morenista Berenice Medrano Rosas, presidenta de la Comisión de Salud, en el Congreso Local, por tomarse atribuciones que no le corresponden, como sus visitas sorpresa a hospitales de la entidad; sin contar con un mandamiento escrito emitido por una autoridad competente que le faculte a comprobar las condiciones en que se encuentran los nosocomios, la mujer anda como “inspectora”, y pone en riesgo la integridad y seguridad de los pacientes; autoridades hospitalarias aseguran que irrumpe incluso en áreas restringidas como las unidades quirúrgica y toco quirúrgica; en su afán de protagonismo, la morenista infringe el derecho humano de la confidencialidad de los pacientes.

OPINIONES MÁS VISTAS