Un espectacular sabor

Ciencia, educación y ambiente

Arlette López

Arlette López
/

Disfrutar el agradable y estimulante olor y sabor de múltiples productos ha sido desde tiempos remotos un importante motor para detonar acciones y escenarios incidiendo desde en la economía, hasta en la búsqueda de rutas marítimas y terrestres para encontrar y transportar las especias y hierbas que como condimentos mejoraran el gusto de los alimentos, o que incluso los conservaran más tiempo; hierbas y especias de Oriente y otros lugares que se utilizaron en rituales religiosos, para embalsamar y enterrar a los muertos, como medicinas o incluso transformándolos en perfumes, productos que a la fecha con especiales procedimientos forman parte de nuestra vida cotidiana.

El frasquito de especias o el manojo de hierbas ahora a nuestro alcance, tenía un costo muy alto, al grado que en tiempos de los romanos llegaron al precio del oro por lo que usarlos era privilegio de pudientes personas.

Actualmente es muy factible disponer de ellas, al grado que las entonces cotizadas hierbas hace poco se regalaban en algunas verdulerías en nuestro país como “pilón”, como sucedía con el perejil y cilantro.

En nuestro país la comida ha contado desde la época prehispánica con ingredientes que mejoraran su sabor y que se utilizaron también en diversos rituales como el amaranto, o en la comida cotidiana como el maíz multiutilizado en diversos platillos que van desde las tortillas, el atole, tamales, etc., también se encuentra el cacao, que en esa época era consumo para clases privilegiadas así como moneda de cambio y ofrenda a los dioses y ni qué decir de la gran variedad de chiles.

Desde la época prehispánica y hasta nuestros días forman parte de nuestra dieta hierbas como el pápalo cuyo nombre viene del náhuatl “papalotl”, por el parecido de sus hojas a las alas de mariposa y que además se le utiliza como laxante.

Entre estas hierbas se encuentra el epazote, nombre que en náhuatl significa hierba olorosa al que se le utiliza como desparasitante para disminuir el dolor intestinal y descongestionar las vías respiratorias, aunque en exceso puede ser venenoso.

Se suman a nuestra comida las indispensables hierbas de origen mediterráneo que son el cilantro y el perejil; a este último los griegos le daban propiedades mágicas y lo utilizaban para premiar a sus atletas

Todo sea por el sabor y el gusto que estas hierbas y especias hacen memorable el privilegio de la comida.

Arlette López Trujillo

FES Iztacala, UNAM


OPINIONES MÁS VISTAS