Perfil Mexiquense

Pueblo sabio

Armando Ríos Ruiz

Entre los mexicanos existe la experiencia por simple observación, de que obras sumamente onerosas, hechas durante el sexenio de Felipe Calderón y de Peña Nieto no sirvieron más que para dejar mucho dinero a quienes las ordenaron. En el caso de la famosa Estela de Luz, se dijo que resultó inmensamente costosa, que tiene muchos defectos y que no sirve para nada.  

El costo de la construcción, durante el gobierno anterior, se elevó 192.0 por ciento, con relación al que se contrató originalmente, de acuerdo con un informe de la Auditoría Superior de la Federación. En éste, el tramo de carretera que pasa frente a Cuernavaca se hundió y cobró dos vidas humanas y los que tuvieron que ver con el asunto no acusaron ningún remordimiento. 

Es más, hasta desdeñaron las muertes y permanecieron impávidos. ¿Qué son dos víctimas para ellos, a las que ni siquiera conocieron? La carretera fue contratada a un costo superior a los mil millones de pesos y se fue arriba de dos mil millones. 

El Presidente electo Andrés Manuel López Obrador, ha mostrado que es proclive a la consulta a cualquiera, sepa o no del tema en cuestión. Realizará una nueva reforma en materia educativa, porque la otra no le gusta. Así de simple y para ello consultará a los maestros, no a los peritos en la materia, de la que ni siquiera doña Elba Esther sabe lo mínimo. En algunas ocasiones demostró que ni siquiera sabe leer. 

Hace algún tiempo dijimos aquí que sería igual a una reforma judicial en la que invitara a los delincuentes a opinar. Sin ser adivino, los maestros confeccionarían una reforma a modo e inclusive con todo lo que pudiera beneficiarlos. Los malhechores igual. Seguramente propondrían la desaparición de las cárceles y de las persecuciones en su contra. 

El virtual presidente encontró sabio al pueblo en temas de los que seguramente no tiene la más remota noción, como la construcción del nuevo aeropuerto, a quien pedirá su dictamen. ¿No sería mejor ser natural, sin pretender que los que no saben nada sí saben, quizá por el prurito de hacerles sentir que por primera vez, un mandatario los quiere? 

Igualmente, ¿no sería más sabio preguntar a los que saben? ¿No sería bueno pedir a los expertos realizar un estudio de las condiciones del terreno en donde se construye, así como de otros fenómenos que intervendrán forzosamente en la conveniencia o en la inconveniencia?
¿Honestamente, qué puede opinar el pueblo sabio?

OPINIONES MÁS VISTAS