Causa Legal

Hacia una nueva realidad

Arturo Argente

Todos tenemos que pensar como alcanzar acuerdos para entender una realidad que es irrefutable. Lo vemos a través de Donald Trump y su desempeño en el escenario global que pone en riesgo la seguridad internacional, el comercio internacional, la institucionalidad global y los valores de la libertad, la justicia social y la relación con el medio ambiente. Estos cambios provocan que seamos ciudadanos que no le den cabida a la indiferencia y asuman nuevas responsabilidades.
Este cambio que estamos enfrentando obliga a la nueva administración a atender las necesidades que la sociedad civil manifiesta. 

El narcotráfico y el crimen organizado necesitan ser enfrentados por unas fuerzas armadas preparadas y respetadas. La inteligencia moderna requiere normas actualizadas que no sean el instrumento de un gobierno para concentrar poder sino para atender el reto de la inseguridad del país. 

Nuestra democracia requiere de partidos políticos bien estructurados. Un partido político defiende ideas, forma dirigentes y se justifica con el respaldo de la ciudadanía. El desarrollo democrático de nuestra nación requiere de un sistema partidista organizado e innovador. No podemos permitir que los candidatos se encuentren por debajo de los retos que se plantean. 

De igual forma necesitamos que las políticas públicas vayan acorde con el desarrollo global que afrontamos en la actualidad. Es necesario visualizar un país a mediano y largo plazo y esto no puede ser alcanzable con dirigentes dogmáticos, soberbios e intolerantes. 

La honestidad no es una virtud, es lo menos que se requiere para que una persona pueda ocupar un puesto público. La integridad moral es un valor absoluto y las sanciones tienen que ser iguales para todos. 

Es necesario fortalecer el estado de derecho para consolidar la transparencia y rendición de cuentas del gobierno. Ya no hay espacio para la impunidad y la continuidad de un estado corrupto.
No menos importante es la educación, seguridad y salud, ya que éstos se miden por los resultados. Los sindicatos de maestros no pueden condicionar la toma de decisiones del presidente, ni tampoco, los gobiernos estatales pueden permitirse ser rehenes de sus demandas electorales. 

Por último, debemos entender que la política exterior debe defender el interés nacional de nuestro país ante las exigencias de gobiernos extranjeros. Los estados requieren atender sus intereses nacionales; nadie defiende los intereses de otra nación. La función principal de la diplomacia es el manejo de las relaciones internacionales a través de la negociación, con el objetivo de lograr acuerdos.

OPINIONES MÁS VISTAS