Causa Legal

La incertidumbre de un país

Arturo Argente

El pobre desempeño de la economía mexicana en lo que va del año y las diversas manifestaciones a las que hemos sido sujetos, han generado polémica sobre el rumbo que llevamos como país. Millones de mexicanos nos encontramos profundamente insatisfechos con la cruda realidad con la que convivimos día a día y la incertidumbre que nos embarga al ver la falta de rumbo que lleva nuestra nación. 

No deja de ofender la lacerante desigualdad y la injusticia que existe en nuestra sociedad. Cada día vemos más pobreza y hambre en las calles. Para aquellos que conviven con la pobreza no hay futuro ni esperanza. Esto alienta el ambiente de inseguridad que consolida al narcotráfico a nivel nacional. Mientras no exista prosperidad y la pobreza se siga acrecentando, el fenómeno del crimen organizado seguirá afectando a la mayoría de los mexicanos.   

Que impotencia causa ver que la educación no sea hasta hoy una plataforma que sirva para alcanzar el ascenso social y la superación de nuestros rezagos históricos. Se siguen perpetuando en el poder las mafias que dirigen el destino de la educación en México, matando antes de nacer nuevas generaciones de mexicanos destinados desde ahora a la mediocridad intelectual. 

Ofende que los poderes fácticos de todo tipo hayan doblegado una y otra vez a los gobiernos de uno y otro partido. Es este pequeño grupo que se compone de los dueños de riquezas mal habidas en nuestro país que concentran de manera inmoral e intolerable la mayor parte de los bienes de la nación ante la enorme injusticia que viven mas de 50 millones de mexicanos en pobreza.   

Seguimos siendo testigos de ineficientes programas gubernamentales que se encuentran repletos de buenas intenciones, pero que al final los más pobres, como siempre, son los más afectados. Es aquí donde el amarillismo mediático y el oportunismo político hacen su aparición.   

Es necesario recuperar la confianza en nuestras instituciones que administran justicia. Esto incluye al poder judicial, en sus niveles estatal y federal, así como a los ministerios públicos, para evitar que se sigan presentando casos de impunidad. Necesitamos como mexicanos volver a confiar en estas nuestras instituciones de justicia y tener la certeza de que la justicia se va a aplicar por igual, y que éste estado de anarquía que estamos viviendo va a llegar a su fin.   

Es impostergable exigir respuesta efectiva a nuestro gobierno. No basta que la presidencia de la república enfrente esta problemática de forma aislada, ya hemos visto como otros, con buena voluntad, o por arrogancia, lo intentaron y fracasaron. Es indispensable incluir en este reto a los partidos políticos, gobiernos estatales y municipales, ya estamos hartos de la demagogia con las que se enfrentan estos problemas.   

Hay que abrir espacios a las organizaciones de la sociedad civil, a las organizaciones sociales que tienen una visión crítica de estos hechos. Más que esperanza, queremos certidumbre de que puede haber un futuro mejor; de que otro México es posible para bien de todos, de nuestros hijos y de las generaciones venideras. 

Si de algo estoy convencido es que nosotros tenemos la obligación de cambiar esta incertidumbre por certeza. Es un compromiso de todos nosotros ¡Despierta México!

OPINIONES MÁS VISTAS