Nada personal, solo negocios

México, padre de la mayor minera de oro

Bárbara Anderson

Esta semana arrancó con el anuncio de la compra en 10 mil mdd de la minera Goldcorp por parte de otro gigante del sector, Newmont. Juntas ‘Newmont Goldcorp’ se convertirán en una de las líderes mundiales de producción de oro. “Esta fusión de dos empresas de clase mundial aplicarán las mejores prácticas en todos los ámbitos y con personal muy capaz. En Golcorp se potencializó el desarrollo de técnicos mexicanos, que estarán en la nueva empresa”, me explicaba el consultor minero Raúl García Reimbert.

Con esta operación se crea la mayor productora de oro del planeta, con una producción de 7.9 millones de onzas al año.

Pero no todos saben que este gigante áureo tiene sus cromosomas muy mexicanos.

En nuestro país, la canadiense Goldcorp opera tres minas: Peñasquito, en Zacatecas (la más grande de toda América); El Sauzal, en Chihuahua, y los Filos, en Guerrero. La operación mexicana es la que más ingresos deja a Goldcorp —33 por ciento—, produciendo solo en 2017 unas 470 mil onzas de oro. Por su lado, Newmont (de Colorado), “fue un excelente socio de Fresnillo, Plc, en la mina de La Herradura, en Sonora. Tienen mucho desarrollo tecnológico de punta, minero y metalúrgico”, agrega García Reimbert.

Tras la fusión, la nueva firma Newmont Goldcorp espera producir entre 6 y 7 millones de onzas de oro al año en los 10 próximos años. Buena parte de ellas serán mexicanas.

A pesar de tener sede en Vancouver, Goldcorp nació realmente en 2002 en México. El ingeniero Eduardo Luna, uno de los hombres más importantes dentro la minería nacional, era CEO de Minera Luismin, que fue comprada por Wheaton River (Canadá) y que presidía Ian Telfer. “Los dos concretaron la compra y fusión y principalmente las minas eran las mexicanas de Luismin, entre ellas la mina icono de Tayoltita, Durango. El equipo mexicano que tenía Luna se conocía como la Familia Luismin, por la forma de trabajar en equipo”, recuerda García Reimbert. En ese momento se unieron a Goldcorp, que era una minera muy pequeña que presiden Ian Telfer y Eduardo Luna. Luego vendrían más fusiones con otras empresas y el desembarco en Guatemala, Chile y Argentina.

Esta operación se da en un momento de ascenso del sector minero en México. Según el último análisis de BNAmericas, se esperan más de 20 nuevas minas, expansiones y optimizaciones con una inversión total de 7 mil mdd para aumentar las producciones de oro principalmente, seguido por plata, cobre, zinc, plomo y litio.

La buena racha de una industria que representa 2.5 por ciento del PIB, se da en un año donde se espera haya una nueva Ley Minera, donde los principales cambios son de orden ambientales (más regulación), comunitarios y de temporalidad de las concesiones (hoy, hasta 100 años), aunado a los nuevos cambios sindicales, de los cuales el senador minero Napoleón Gómez Urrutia tomará ventaja “competitiva”.

barbara.anderson@milenio.com
@ba_anderson

OPINIONES MÁS VISTAS