Posteando

AMLO y la tierra prometida

Bernardo Barranco

Bajo el sello de Grijalbo, ya está en las principales librerías “AMLO y La Tierra Prometida, análisis del proceso electoral del 2018 y lo que viene” que tuve el honor de coordinar. Ahí escriben un elenco de brillantes intelectuales como Carmen Aristegui, Francisco Abundis, María Amparo Casar, Juana Inés Dehesa, Rogelio Gómez Hermosillo, Julio Hernández Astillero, Daniel Moreno, Ricardo Raphael, Ana Saiz, Jenaro Villamil y el que escribe.

Una alineación de lujo, plural y de diversas disciplinas con diferentes acentos metodológicos. Son diez ensayos cortos, concretos, escritos con sencillez para un gran público. Evalúan lo que pasó el 1º de julio y expresan las expectativas, dudas, incertidumbres frente al nuevo gobierno de AMLO. Solo en el ámbito de lo electoral le propongo diez tesis que están desarrolladas en el libro.

1. La elección del 2018, el mayor terremoto electoral registrado en México luego de la convocatoria de Madero a revolucionar al país en 1910.

2.Se generó un dislocamiento grave del sistema político mexicano al extremo de parecer que podría significar su fin, para dar paso a uno distinto.

3. La cascada de votos AMLO-Morena quebró la estabilidad de los partidos políticos tradicionales, hoy en crisis.

4. La elección 2017-2018 ha sido la más violenta en la historia moderna electoral.

5. Uno de cada tres mexicanos fue tentado para vender su voto, es inaceptable la opacidad de los programas sociales.

6. El proceso electoral fue un laberinto de pasiones y mapa emocional electoral.

7. Las grandes televisoras imponían a los presidentes. Ahora el debate cuantitativo y cualitativo pasa por las redes sociales.

8. El resultado electoral hizo pasar desapercibido los grandes errores del INE y de los Oples, debemos repensar el futuro de la casta electoral y redefinir los límites de la electocracia.

9. Debemos transitar de una democracia electoral y representativa a una participativa. Democratizar el Estado.

10. La calidad de la democracia pasa por la democratización del poder a partir de la intervención y participación social. Debemos dejar de ser solo votantes, para ser ciudadanos.

OPINIONES MÁS VISTAS