Posteando

El colofón de los Oples

Bernardo Barranco

AMLO declaró su intención por la desaparición de organismos electorales en los estados (Oples). Retoma su propuesta de campaña que ha empujado desde hace meses Morena. Todo apunta a la federalización, hacia la permanencia de una sola institución, que podría ser el INE.

Sin embargo, con nuevos consejeros ya que Morena no cuenta, en la perversa lógica de contrapesos, con cuotas partidarias entodos los órganos electorales. Hay que recordar que los Oples son fruto de una azarosa negociación de la reforma de 2014.

Su pésima imagen, escasa credibilidad y consejos altamente manipulables fracturaron su credibilidad.

La propuesta inicial de 2014 fue desaparición de los institutos electorales locales y la transformación de IFE en INE con un proyecto de un sistema nacional de elecciones.

Pese al argumento de arrebatarles la injerencia a los gobernadores, el PRI negoció y presionó. El resultado: se mantuvieron órganos locales bajo la conducción del INE en un modelo híbrido. Muy costoso que no ha ofrecido resultados. Sin embargo, la centralización en el INE tiene sus costos, pues se le percibe sobrecargado y rebasado.

Este martes AMLO va más lejos de la disyuntiva OPLES/INE al preguntarse: “Si hay elecciones y son cada tres años, ¿por qué mantener un aparato administrativo por tres años?

Por qué no se establece un mecanismo para resolver, contratar, a ciudadanos cuando se requiera? Todo esto se tiene que revisar.” Esto significaría una ingeniería de mayor calado y un rediseño absolutamente nuevo.

El nudo sin duda en la futura reforma electoral es la austeridad. La generación Woldenberg, no lo olvidemos, apostó por elecciones caras que estabilizaran la vía democrática del país en un contexto bronco.

Hoy el sistema de partidos está en crisis y la reforma parece inevitable. Hasta el momento existen 45 iniciativas sobre reformas en materia electoral presentadas en la Cámara de Diputados, otro tanto más presentadas en la Cámara de Senadores.

Son de todos los grupos parlamentarios y se refieren a temáticas diversas en materia electoral.

El IEEM tiene un alto grado de responsabilidad en este giro. Su comportamiento en 2017 fue vergonzoso y está documentado. En Coahuila fue un actuar defectuoso.

En Puebla el Ople fue también tendencioso en 2018 desacreditando todo el sistema. La casta electoral debe resquebrajarse, regresar a sus orígenes y abrirse a los ciudadanos reales.

Rediseñar el andamiaje electoral, reducción de costos y menor financiamiento a los partidos políticos parecen las claves de la reforma que viene._

OPINIONES MÁS VISTAS