De la utopía a la realidad

La emancipación ciudadana en Gómez Palacio

Blas Rafael Palacios Cordero

Durante décadas la ciudadanía en Gómez Palacio le fue prohibida su participación en los asuntos públicos, la gente ni siquiera participaba para elegir a sus representantes, la muy arraigada tradición consistía en que el Partido en el poder garantizaba una estructura clientelar para obtener el triunfo electoral, inhibiendo la participación de la gente. 

De ahí que la clase gobernante en Gómez Palacio se limitaba a cabildear con el Gobernador en turno o con las relaciones de la dirigencia nacional priista para determinar quiénes serían los gobernantes del municipio, la inclinación por el perfil empresarial perduró y se mantuvo como si fuera requisito para la gobernanza del municipio como si se tratara de una cuestión gerencial, en gran medida bajo el concepto de una relación gobierno ciudadano equiparada a la relación obrero patronal.

Con la derrota priista de 2018, las redes sociales han jugado un papel determinante en el empoderamiento ciudadano, las personas tienen la plena libertad de opinar y de ser vistos y escuchados por miles de ciudadanos vecinos compartiendo las mismas apreciaciones, sobre todo una misma determinación de continuar con la inercia de participación en vísperas de la elección del gobierno municipal. 

La ciudadanía de Gómez Palacio está viviendo un fenómeno social y político que no tiene precedentes en la historia de la democracia en el municipio, a pesar de que se le mantuvo al margen de las decisiones durante muchos años, hoy se encuentra en un proceso de emancipación de esa clase política y se manifiesta y se organiza para asumir el poder ciudadano que se imponga frente a esa inercia de la clase gobernante. 

Lo importante de este movimiento es que es espontáneo, va más allá de los partidos políticos, es notoria la participación de hombre y mujeres libres y consientes que están ya involucrados en los temas que solo eran de ámbitos intrapartidarios, hoy como nunca la gente en Gómez Palacio se pronuncia y se involucra para reclamar ante las ilegalidades e imposiciones, ante personajes cuestionados con historiales de corrupción perfectamente identificables.

Esto apenas empieza, se avizoran tiempos mejores para Gómez Palacio con una nueva forma de gobernar, con una autentica visión de izquierda, donde la gente mande y el Gobierno obedezca.

OPINIONES MÁS VISTAS