La letra desobediente

Doble lenguaje

Braulio Peralta

El problema no es Paco Ignacio Taibo II. El problema es AMLO. Taibo ha sido un escritor sin duda informado y empeñoso: pero de lenguaje florido, mal hablado, casi como si fuera un soldado en las filas de Pancho Villa, uno de sus personajes favoritos que lo ha convertido en un autor exitoso en su venta de libros (no sé si prestigioso). Taibo es de la izquierda comunista. Duro de roer al combatir verbalmente al enemigo de derecha o ideología que no le guste al autor de Ernesto Guevara también conocido como El Che. Taibo no tiene la responsabilidad de que AMLO lo haya ratificado director del FCE.

A Marcelino Perelló lo mandaron a la picota por un acto verbal de poca monta. Nicolás Alvarado tuvo que abandonar la UNAM por el mal timing en opinar de Juan Gabriel, cuando sus fans lo lloraban sin atisbo de crítica. A Enrique Peña Nieto no le perdonan los errores, y menos si convocó al “chile” porque nada les “acomoda”. Hoy Taibo se ganó el título de político soez al lado de Macedonio Salgado o González Noroña, de lo peorcito en Morena. Para dirigir el Fondo de Cultura Económica Taibo necesitaría mesura y educación, pues el mundo intelectual es lo mismo que lidiar con partidos políticos. O la guerra verbal continuará…

Ignoro si será buen director del FCE. Ignoro si cambiará sus frases, ya clásicas del repertorio de Armando Jiménez y su Picardía mexicana. Lo cierto es que la “cuarta transformación” ya pasa por la cultura en México, y no se salva de críticas. Falta ver “la limpieza con machetes” que hará Taibo de la editorial del Fondo. Taibo es escritor y no administrador de instituciones. AMLO se equivocó en su decisión porque, entre Margo Glantz —la primera en designar el mismo cargo—, y Taibo, hay un trasfondo estilístico y literario. Taibo dice que no renunciará a sus ferias del libro, ni asesorar a Morena en su plataforma ideológica. Tampoco dejará de escribir (¿cómo le salen sus obras, con tanta dispersión?).

Es inexplicable la ausencia de crítica de la izquierda, hacia sus aliados. ¿De verdad Taibo es así, sin más, y puede seguir siendo el mismo sin denigrar con sus actos y palabras lo que será la presencia del FCE a nivel internacional? Cualquiera en su sano juicio lo retiraría del cargo. O él debería renunciar. No. Se queda. Hay que esperar entonces su labor social, editorial, de cambios fructíferos en el FCE (si sucede, lo aplaudiremos). O peor: el caos y la incongruencia con eso que llamamos democracia, donde veremos a las mentes más “lúcidas”, desde la izquierda publicando en el FCE, pero de escaso nivel literario. Puede pasar. Taibo ha demostrado ser amigo de sus amigos. Y los amigos no tienen comité editorial de por medio, igual que la derecha en sus buenos tiempos. No veo diferencia en eso.

Estoy seguro que le pidieron se disculpara de su frase “desafortunada y vulgar”. Asunto arreglado. AMLO pierde la oportunidad de advertir que ese lenguaje contra las mujeres y la comunidad LGBTTI —y sus opositores— de ninguna manera basta con una disculpa. Las “dobladitas” van a estar en el campo cultural de México lo que duré Paco Ignacio Taibo en el FCE.

¿Esa es la moral constitucionalista que pregonan, el doble lenguaje? Seamos serios, quien quiera que responda…

OPINIONES MÁS VISTAS