Columna de Carlos J. Guizar

La violencia sexual es irreparable

Carlos J. Guizar

Casi la mitad de las mexicanas han sufrido acoso sexual, lo que nos posiciona como el primer lugar en el continente (BRAIN-Aristegui Noticias, 07/04/18).

Cada día 99 mujeres son víctimas de delitos sexuales en nuestro país, de acuerdo a registros oficiales (SESNSP-Heraldo de México, 24/01/18).

Noventa por ciento de todos los casos de abuso sexual en México es contra mujeres y una de cada dos de ellas tienen menos de 15 años (CEAV-Televisa, 23/22/17).

Estos delitos comienzan por pequeñas acciones que no deben tomarse a la ligera, así que analizaremos el preocupante contexto nacional.

Primero, el riesgo laboral.

La mitad de las mexicanas que trabajan han sido acosadas por su jefe, según la Encuesta Nacional sobre Violencia contra las Mujeres 2011 (Animal Político, 23/04/16).

Cuarenta y dos por ciento de ellas fueron violentadas en una fábrica o taller, 31% en una empresa o banco, 29 en una institución pública, 18 en un comercio y 17 por ciento en una casa ajena.

Desde una posición de poder aprovechan para intimidarlas, desacreditarlas o amenazarlas para ejercer violencia sexual.

Segundo, más allá de los reportes.

Solo nueve de cada 100 delitos sexuales se denuncian ante una autoridad. Más de 892 mil víctimas no informaron debidamente que sufrieron abuso, hostigamiento, estupro, violación o acoso sexual (ENVIPE 2015-El Financiero, 01/04/16).

Se calcula que de 2010 a 2015 ocurrieron al menos dos millones 900 mil ataques sexuales en nuestro país.

Tercero, ¿por qué no se acercan a la autoridad?

La impunidad desmotiva. Sólo una de cada 10 denuncias por violación llegaron a sentencia condenatoria en 2014, de acuerdo al estudio La Violencia Feminicida en México 1985-2016, de ONU Mujeres.

De las mexicanas que sufrieron acoso sexual, 24 por ciento no denunciaron porque tenían miedo a las consecuencias; 31% pensó que era su culpa, que no le iban a creer o por vergüenza; 20 por ciento no sabía cómo hacerlo ni a dónde dirigirse; 17 consideró que perdía su tiempo y el resto no confía en las autoridades (ENDIREH2017-Animal Político, 18/05/18).

Es necesario que los gobiernos mejoren la atención que les brindan, especialmente en los Ministerios Públicos, ya que muchas veces vuelven a ser victimizadas al denunciar, en vez de contar con apoyo y acompañamiento.

Ante la impunidad y la desconfianza en las instituciones, las redes sociales ayudan a dar visibilidad al problema. Hay que aprovechar la fuerza social que se ha generado para ir más allá del señalamiento público, para exigir que las denuncias tengan consecuencias y se castigue a quien cometa delitos sexuales.

@carlosjguizar

OPINIONES MÁS VISTAS