Columna de Carlos J. Guizar

Un país en llamas

Carlos J. Guizar

En México se registraron dos mil 538 incendios forestales del 1 de enero al 11 de abril de este año, según la Comisión Nacional Forestal (CONAFOR).

En 2017 este tipo de siniestros dañaron 726 mil 361 hectáreas, lo que equivale a casi cinco veces la superficie de la Ciudad de México (CONAFOR, 2017).

Tan sólo el incendio que azotó el Bosque de la Primavera en Jalisco durante el fin de semana consumió al menos mil 900 hectáreas (Reporte Índigo, 15/05/18).

Primero, ¿quiénes son los responsables?

Nueve de cada 10 incendios forestales en nuestro país son ocasionados por el ser humano (Programa Nacional Forestal 2014-2018).

Casi la mitad se originan por actividades agropecuarias, 19 por ciento son intencionales, 12 por ciento por fogatas y 11 por ciento por fumadores (Coordinación Nacional de Protección Civil).

En algunos casos también se les atribuyen a cazadores furtivos, inmobiliarias o a distintos particulares que por sus intereses dañan intencionalmente el medio ambiente.

Segundo, cifras que deberían de alarmarnos.

En nuestro país se registraron poco más de 24 incendios forestales diarios en promedio en 2017.

Las zonas arboladas quemadas tardan en recuperarse entre 15 y 50 años. Lo que afecta a los ecosistemas y el equilibrio ambiental.

Al menos en la mitad de las 25 millones de hectáreas de áreas naturales protegidas mexicanas se han presentado incendios forestales, de acuerdo a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales.

Únicamente en la noche del pasado 16 de abril la CONAR reportó 95 casos, de los cuales 14 siniestros fueron en áreas protegidas. Como las 500 hectáreas afectadas en la Reserva de la Biósfera de los Petenes, Campeche (Milenio, 16/04/19).

Tercero, el cambio climático también hace su parte.

El calentamiento global incide para que los incendios forestales sean más frecuentes e intensos. Sube la temperatura, cambian las épocas de lluvias o aumentan las sequías, acompañadas de aire más caliente (Sosa-INEGI, 2015 e Infobae, 09/09/18).

Con el incremento de plantas y árboles secos, combinados con suelos menos húmedos y raíces a mayor profundidad por la aridez, se hace más difícil controlar los siniestros.

En México el esfuerzo para combatirlos en 2017 requirió el equivalente a 340 mil personas trabajando todo un día completo sin parar.

Algunas recomendaciones. Informar a las autoridades inmediatamente; apagar fogatas y limpiar al menos tres metros alrededor; no fumar en bosques o pastizales; no arrojar objetos encendidos o inflamables; no quemar basura o evitar el uso de globos de Cantolla.

Ya que la mayor parte de los incendios forestales son responsabilidad humana, debemos tomar conciencia y asumir nuestra responsabilidad. 

@carlosjguizar

OPINIONES MÁS VISTAS