Cambio de juego

Clásico Tapatío: del cielo al infierno en cuatro meses

Carlos Meza Bañuelos

Estadio Jalisco. 21:07 horas del viernes 20 de abril de 2018. José Alfredo Peñaloza silbó el inicio del juego y como un rayo electrizante el local se puso al frente del marcador. Solo bastaron 47 segundos para que el joven Edyairth Ortega anotara el gol con el que Atlas venció a Chivas y comenzara aquella noche de fiesta donde vencían al acérrimo rival, darían un adiós feliz al capitán Rafael Márquez y entregarían alegría a la Fiel.

Viernes 24 de agosto. Mismo rival. Márquez ya no juega, ahora es directivo. Ortega ni si quiera es considerado en el primer equipo. Atlas cumple cuatro meses sin anotar, sin ganar y sin dar alegría a la Fiel. Son siete partidos sin que algún rojinegro meta el balón a la portería. Es tan fatídica la racha que si hoy antes de ocho minutos los rojinegros no le anotan gol a Miguel Jiménez, tendrán el peor arranque ofensivo en la historia de los torneos cortos en el futbol mexicano.

El Clásico Tapatío de esta noche tiene todos los ingredientes para que quede grabado. Cuando juntas en un partido que divide la ciudad el drama, la presión y la urgencia lo único que te puede dar como resultado es un partido para el recuerdo. Es lo bonito de los clásicos. Pero más bonito es que a partir de que César Arturo Ramos silbe esta noche las estadísticas, las rachas y todas las líneas escritas aquí se las puede llevar el viento. El colero puede revivir y jugar como una máquina y el favorito puede despedazarse y caer de nuevo al fondo. O todo lo contrario. Un juego sin gol que derive en derrota puede costarle el puesto a Gerardo Espinoza y agravar al máximo nivel la crisis deportiva y la tensión con los aficionados.

Hoy Atlas tiene ante sí la última oportunidad de seguir con vida en el Apertura 2018, dar un salto anímico al vencer al máximo rival y brindarle alegría a su afición. Hoy Chivas tiene ante sí la gran oportunidad de meterse a zona de Liguilla, dejar desahuciado al máximo rival y brindarle alegría a su afición.

Con Chivas comenzó todo y con Chivas puede terminar todo… para bien, o para mal.

carlos.mezab@milenio.com

twitter@CharliMeza

OPINIONES MÁS VISTAS