Cambio de juego

El regreso de Orbelín

Carlos Meza Bañuelos

Más allá de los títulos y buen legado que entregó Matías Almeyda en sus casi tres años en Chivas, uno de los pendientes más considerables que dejó parece que ha sido consumado.

Los cinco partidos consecutivos con victoria del Guadalajara, entre Liga y Copa, tiene varios artificies donde evidentemente José Saturnino Cardozo es el mayor responsable, sin embargo, lo más relevante para el club en medio de esta buena racha debe ser el regreso futbolístico de Orbelín Pineda.

La “desaparición” de este gran mediocampista comenzó en el torneo del título, el Clausura 2017, donde comenzó a dar indicios de una caída de nivel tras un gran año donde sin duda fue el mejor futbolista del club. Después vinieron dos torneos complicados, no solo para Orbelín sino para todo el plantel, donde los objetivos fueron otros. Pero ese bache fue más que suficiente para que el sueño por ir al Mundial de Rusia 2018 se esfumara antes de lo esperado para un jugador que llegó a ser convocado por las cualidades que mostraba.

Debe ser durísimo caer de tal forma pero deber ser el doble de duro volver. Y en qué momento se le ocurrió volver. Justo cuando se encendían las alarmas por un arranque flojísimo en el Apertura 2018 con tres derrotas y un empate, llegó la Jornada 5 y con ella el regreso de Orbelín.

En Veracruz, el mediocampista de 22 años multifuncional, que recupera, crea, se entrega y es líder se volvió a presentar con la rojiblanca. Vino el triunfo ante Necaxa donde volvió a destacar. Hace una semana llegó el Clásico Tapatío ante Atlas. En un juego top no había mejor forma de confirmar el regreso tanto de Chivas como de Pineda, quien justamente había marcado su último gol en aquella Liguilla de 2017 ante los Zorros. Como era de esperarse, nuevamente el mejor jugador del campo fue Orbelín y con un golazo gritó a los cuatro vientos que está de vuelta.

Que Pineda esté bien también alegra a la selección en épocas de renovaciones y miras al futuro. Por lo pronto, sus actuaciones no pasaron desapercibidas por Ricardo Ferretti, quien lo convocó para los amistosos ante Uruguay y Estados Unidos.

Solo es un mes de buen nivel y ni el jugador y el entrenador deben pensar que no hay más por trabajar, al contrario, es cuando más tendrá que trabajar para quedarse en ese nivel.

El regreso de Orbelín lo aprovecha Chivas para su racha, el Tri para los amistosos y los aficionados para ver buen futbol.

carlos.mezab@milenio.com • twitter@CharliMeza

OPINIONES MÁS VISTAS