Duda razonable

El estruendoso silencio de Zedillo

Carlos Puig

Supongo que es un asunto generacional, pero he visto más de una vez la joya que nos ha entregado Diego Enrique Osorno en Netflix: 1994.

Estoy convencido de que aquel año y el siguiente son fundamentales en la historia del país y lo que hemos vivido desde entonces, incluida esta 4T, es incomprensible si no entendemos aquellos días.

Hemos tenido narraciones, libros, estudios de aquellos días, pero siempre de alguno de los eventos particulares que los marcaron. El libro de Aguilar Camín sobre la investigación del asesinato de Colosio, varios sobre el asesinato de Ruiz Massieu, el de Carlos Tello primero y otros fundamentales sobre el zapatismo.

Diego Enrique lo cuenta todo junto, porque todo así sucedió.

Ayer, Jesús Silva Herzog-Márquez escribió como una “crítica menor” lo siguiente: “A ratos, el documental parece el testimonio de Carlos Salinas sobre aquellos días. La versión del presidente impera sobre el resto de las voces. Aparece como una estratega brillante, un estadista imperturbable que es también un amigo sensible”.

Creo que lo que escribe Jesús es cierto, pero creo que es hora de exigir a quien ha callado.

Es Ernesto Zedillo, nadie más, quien ha permitido que la narrativa de aquellos años fundamentales la haya hecho suya Carlos Salinas y su innegable elocuencia.

Desde que se fue de Los Pinos, Ernesto Zedillo ha callado. Es como si quisiera borrar de su memoria, y de la nuestra, su sexenio.

Pongo solo un par de ejemplos que la serie deja claros: desde su elección hasta los primeros días de febrero de 2015, Zedillo nombró a una comisión secreta para recuperar el diálogo del EZLN. Unos días, antes del 9 de febrero, esa comisión seguía con el mandato de restablecer ese diálogo, de caminar hacia una paz negociada. El 9 de febrero, todo cambió. ¿Qué pasó, quién le habló al presidente, por qué? Zedillo nunca lo ha explicado.

Algo similar sucede con la devaluación de diciembre del 94, explicada solo por Salinas desde entonces.

Viene siendo hora de que el presidente Zedillo hable. Es parte de su responsabilidad histórica. Su silencio ha sido ocupado por su mayor adversario. La historia sigue estando incompleta. Es hora, presidente Zedillo.

Sobre aquel año y el documental habla Diego Enrique Osorno y conversé con Jesús aquí https://asicomosuena.mx/#/shows/19.

@puigcarlos

OPINIONES MÁS VISTAS