Duda razonable

Vivir de la bronca

Carlos Puig

Hay algo extraño en que el día en que se presenta un diagnóstico y el plan para mejorar el mecanismo de protección para los periodistas, en ese mismo acto, el Presidente se lance con todo contra la prensa, a la que llama fifí.

Ocho veces dijo prensa fifí ayer. Ocho veces. La mayoría de ellas —seré generoso— imprecisas, por no decir falsas. Retó a la prensa a poner en ocho columnas las buenas noticias de su gobierno —como si no lo hicieran— y dijo que nunca se habían puesto las malas de los pasados gobiernos —como si no se hubiera hecho—.

Y dijo también: “Si la prensa fifí todos los días, un día sí y el otro también, se dedica a cuestionar y a veces a calumniarnos, todos los días, como sistema

—porque hay una línea editorial en contra nuestra, no desarrollada a partir del pensamiento de cada periodista, de cada escritor, sino una consigna de parte de los dueños de los medios, del director, de un medio, de un periódico, una consigna a todos—, pues entonces tenemos el derecho de decir: existe esta prensa conservadora, fifí. Y es lo único que hacemos, señalarlo”. Supongo que así se dirigía Regeneración.

Insisto porque importa: todo esto el mismo día en que el subsecretario de Gobernación, Alejandro Encinas, explicó las múltiples deficiencias en el mecanismo de protección en un país donde muchos periodistas, sobre todo aquellos que viven y trabajan en zonas que domina la delincuencia organizada, han muerto o están en riesgo.

¿Era el mejor día para pelearse con la prensa?

O lo que importa es el pleito, tener siempre enemigos, adversarios, como los llama él.

La nota la adelantó en exclusiva El País, pero ayer también eligió abrir una discusión pública con España, por qué no. Dos años antes de la conmemoración de la Conquista. Ya se desgarrarán los historiadores, antropólogos y sociólogos sobre el fondo del asunto, pero en serio pregunto: ¿Para qué la bronca? ¿No tenemos suficientes?

Después de la respuesta a los abucheos el sábado, la letanía contra la prensa ayer y lo de España; no puedo más que concluir que o anda de malas, o así le gusta vivir, en la bronca, en el pleito. En asuntos, además, que poco tienen que ver con la vida cotidiana de los mexicanos que prometió cambiar, pero que dan hartos seguidores en las redes.

@puigcarlos

OPINIONES MÁS VISTAS