Francotirador

Recesión

Celso Mariño

No hubo quién corrigiera y ya hay varios indicadores económicos -y actitudes gubernamentales- adversos que nos hacen prender los primeros focos rojos.

No es por escandalizar a mis dos lectores, pero ante las evidencias de una incipiente recesión va este imperfecto decálogo de bolsillo:

1. No contraiga nuevas deudas, salvo que sean rigurosamente indispensables y pagaderas a muy corto plazo.

2. Procure liquidar créditos dando prioridad a los pactados con tasa de interés variable o más alta, como los de tarjetas bancarias y créditos personales, o a las que tengan las penalizaciones más gravosas.

3. Si no es urgente, no gaste. Piense qué pasaría si no compra ese artículo. Si no le genera un problema grave, no lo compre.

4. Diversifique sus fuentes de ingresos. No apueste su estabilidad financiera a un solo trabajo, cliente, proyecto o renta. Busque otra actividad económica que pueda emprender sin descuidar su principal y que tampoco lo descapitalice. Revise concienzudamente la viabilidad y los plazos. Vale asociarse con personas con-fia-bles.

5. Venda activos ociosos, maquinaria a punto de volverse obsoleta, vehículos problemáticos, artículos que ya no necesita o que nunca usará.

6. Ahorre. Sí, es lo más trillado y complicado de cumplir, pero póngase la meta de apartar al menos el 10% de sus ingresos.

7. Prepare un plan de crisis: ¿Qué haré si quiebra mi empresa, me corren de mi trabajo o dejo de percibir mis rentas habituales? ¿Qué de mis bienes tendría que vender primero?, ¿está en regla?, ¿cuál vendería después y cuáles al tercer o cuarto mes? ¿Sería suficiente?

8. No preste si hay riesgo de impago -más vale perder un amigo que su patrimonio-, y cobre si le deben.

9. Cuide su empleo u ocupación. Hágase necesario.

10. ¡Ah! Pero las crisis también traen oportunidades a las personas hábiles, entonces prepárese, porque habrá oportunidades para hacer negocios.

Suerte y talento, los necesitaremos.

celso03@icloud.com


OPINIONES MÁS VISTAS