Crónicas Chuchianas

Atlas

Chucho Meza

La leyenda dice que Atlas, una de las figuras míticas más reconocidas de la mitología griega, fue castigado por Zeus a cargar eternamente el mundo cuando perdió la batalla contra los Olímpicos. Algunas de las estatuas que quizá conoces lo representan sosteniendo al planeta sobre sus hombros, con una rodilla en el piso y un clarísimo gesto de dolor en el rostro. No es para menos, ya todos en bola sí hemos de pesar bastante.
La imagen de este titán siempre me recuerda a algunos empresarios con los que he tenido oportunidad de colaborar, que se aferran a no delegar y cargan con todas las decisiones de su negocio; el veredicto de lo que hay que hacer lo dicta él (o ella, según sea el caso) y rara vez acepta un cuestionamiento. Esta es una práctica común, que no por ello es buena o mala, pero como dice el refrán “tanto va el cántaro al agua hasta que se rompe”.
En tu día a día como líder de un modelo de negocio, te enfrentas a momentos en los que hay que tomar decisiones, y la sinergia de talentos es lo que debiera ayudarte a que elproceso sea más fluido, eficiente y eficaz. Si tu equipo actúa mecánicamente, bajo instrucción, lo que haces es convertirlo en una extensión de ti, limitando la creatividad y desaprovechando un chance de que demuestre su capacidad de llevar a la empresa a un nuevo nivel.
Pon en práctica un liderazgo asertivo, pide y acepta opiniones, y crea un ambiente de inclusión.
Hay una frase de Steve Jobs que dice a las de acá “No tiene sentido contratar a personas inteligentes para después decirles lo que tienen que hacer. Nosotros contratamos a personas inteligentes para que nos digan qué tenemos que hacer.” Deja de ser un Atlas, porque cuando tengas que cambiar de pierna tu mundo se moverá muy fuerte, y puede que no todo se mantenga en su lugar. Yo digo.

OPINIONES MÁS VISTAS