Crónicas Chuchianas

Es la gente

Chucho Meza

Recién leo de nuevo el libro La Escuela de Negocios de Robert Kiyosaki, y me reencuentro con conceptos que no pasan de moda pero que aún no son aplicados al 100%. El slogan que apoya al libro mienta “Para personas que gustan de ayudar a los demás”, y así, como quien no quiere la cosa, se reseña todo el libro.

Siempre he procurado que la gente a la que asesoro entienda la premisa de expectativas por cumplir, pues a partir de ahí podemos hacer los ajustes que sean necesarios y mejorar el posicionamiento de la empresa. Porque, ¿hacia a dónde llevas el barco si no sabes cuál es el puerto correcto? No recuerdo, y no ubico en este momento, ningún modelo de negocio donde haya máquinas vendiéndole a máquinas, siempre hay al menos un elemento humano que interviene en el proceso, y ya con eso tenemos para contemplar su opinión.

Comprender lo que la gente espera del producto o servicio que le intentamos vender, ayuda a romper las barreras de la incertidumbre que afectan su toma de decisión; si estamos más cerca de su zona de confort, la persona estará más dispuesta a que le demos información suficiente para que acepte nuestra propuesta.

¿Has preguntado a la gente cuál es su necesidad específica? ¿Has ajustado en cierto grado las características de tu producto para cumplir con sus necesidades? ¿Has realizado algún seguimiento a tus clientes actuales para conocer la manera en que están siendo atendidos por tu servicio? ¿Dedicas tiempo a analizar esos comentarios?

La mejor manera de crecer es preguntar, este ejercicio nos da luz sobre lo que estamos haciendo. La ceguera de taller ha acabado con más empresas de las que crees. Quizá no te guste lo que vas a escuchar, pero mejor eso que cerrar sin haber sabido el por qué.Información es poder. Me cuentas si te animas.

OPINIONES MÁS VISTAS