Crónicas Chuchianas

Tercos

Chucho Meza

Harland Sanders tiene una de esas historias que se debieran estudiar en todas las escuelas, no solo en las de negocios: estuvo en el ejército, fue marino mercante, vendedor de seguros, bombero, granjero… y a sus casi 80 años se hizo millonario gracias a la venta de pollo.

Y traigo el caso a nuestro tema porque recién encontré una investigación del Massachusetts Institute of Technology (MIT) en donde se hace referencia de que la edad promedio del emprendedor exitoso está ahora alrededor de los 40 años.

Sí, sí… se ha vuelto común vera los millenials presentando proyectos acá y allá, y eso está muy bien. Sin embargo, los emprendedores maduros están teniendo su momento, gracias a las habilidades y competencias, profesionales y personales, desarrolladas durante su desempeño laboral, y que, dadas las condiciones económicas del país, han tenido que migrar al sector privado cuando se dan ajustes de personal. Es más, si te echas una vuelta por los tianguis, expos y ferias de cada fin de semana, te puedes dar cuenta de que el perfil de los ofertantes le anda tirando por ese lado.

Y te hago entonces la pregunta: ¿Qué de lo que sabes hacer hoy podría convertirse en una oportunidad de hacer negocio? ¿Te ves haciendo eso en dos, cinco o 10 años?

¿Qué te estaría haciendo falta para desarrollarlo? En ocasiones lo único que nos hace falta es valor para echarlo a andar, pero de nada serviría si no le agregamos la sana terquedad de quien decide triunfar por méritos propios.

El coronel Sanders explotó lo que sabía hacer: cocinar. Comenzó con su pollo a orillas de una carretera, luego anduvo por todo el país y terminó como propietario e imagen comercial de Kentucky Fried Chicken, en donde estuvo hasta que falleció a sus 90 años. Dale sustancia al sueño, y haz que la magia suceda. Ahí me cuentas.

OPINIONES MÁS VISTAS