Hacha y machete

Un dulce para los migrantes

Cruz Amador

El domingo pasado, en Anaheim, California, el gobernador electo de Guanajuato, Diego Sinhue Rodríguez Vallejo, anunció a Juan Hernández como titular de la Secretaría de Movilidad Humana y Migración de Guanajuato, y como subsecretario al líder migrante Ángel Calderón, en una reunión con miembros de la comunidad migrante guanajuatense.

Es evidente la importancia que representan los migrantes para Diego Sinhue, a diferencia de la otra parte de su equipo que presentó en Guanajuato y donde solo realizó el anuncio sin oportunidad de preguntas y casi de imprevisto, en California realizó una reunión donde algunos líderes tuvieron la oportunidad de hacerle unas preguntas y el Gobernador electo les respondió.

Sin embargo, luego del anuncio, los migrantes guanajuatenses se fragmentaron más de lo que ya estaban. Las opiniones respecto a Juan Hernández no se hicieron esperar y mientras unos aplaudían la designación, muchos otros acusaban como un dislate la decisión de Rodríguez Vallejo, ya que no ven a Hernández como miembro de la comunidad, a pesar de la experiencia que tiene en el tema migratorio. Hay que recordar el trabajo que realizó con Vicente Fox.

Muchos de los líderes migrantes afirman que Diego Sinhue debió haberles preguntado a quién poner al frente de la nueva Secretaría, que el titular llegara desde las entrañas de la comunidad y fueran ellos, en hermandad, quienes eligieran; otros tantos afirman que Ángel Calderón, un personaje querido y respetado por los guanajuatenses en Estados Unidos, debería estar al frente y Hernández como subsecretario; otro grupo, aplaudió fielmente la designación de Sinhue.

La presentación de Hernández al frente de la Secretaría, desde este lado del río, obedece a cuestiones más políticas que estratégicas para el trabajo con los migrantes; no debemos olvidar que el nuevo titular durante la campaña trabajó como vocero de Movimiento Ciudadano, partido aliado de AN en las elecciones presidenciales y estatales; la designación bien pudo responder a un pacto con el partido naranja en Guanajuato a un puesto en una Secretaría que, si bien fue una promesa de campaña, no se sabe cómo funcionará ni qué diferencias tendrá con el Instituto Estatal de Atención al Migrante Guanajuatense y sus familias, más allá de la burocracia; ni siquiera se sabe cómo atenderá a otros guanajuatenses que no están en Estados Unidos.

La creación de una Secretaría, también, pareciera más una estrategia para intentar ganar los casi 18 mil votos que podrían llegar desde Estados Unidos y administrar las remesas que año con año llegan a Guanajuato y utilizarlas en obra pública, como ya había comentado el gobernador electo, y no como gasto común. Tan solo en el 2017 llegaron 2 mil 558.7 millones de dólares a la entidad.

Diego Sinhue les ofreció un dulce a los migrantes y lo tomaron sin antes analizar qué era lo que como comunidad querían lograr, sin ponerse de acuerdo, la Secretaría de Movilidad Humana y de Migración, lejos de dar soluciones, ocasionará más problemas dentro de los clubes y los liderazgos migrantes en Estados Unidos, restando o minimizando el alcance que podrían tener.


cruz.amador@milenio.com

OPINIONES MÁS VISTAS