Sin edición

Inequidad penitenciaria

Daniela Mendoza Luna

Las condiciones de desigualdad entre hombres y mujeres alcanzan incluso hasta aquellas que están privadas de su libertad. Una investigación realizada por la doctora Patricia Cerda Pérez muestra que la infraestructura del penal del Topo Chico es considerablemente peor que la que se muestra en Cadereyta y Apodaca.

Los espacios son más reducidos y las oportunidades de empleo también distan mucho de aquellas que tienen los centros penitenciarios en los que se encuentran los varones. El hecho se agrava, al considerar que en el caso de las mujeres, éstas en algunas ocasiones tienen a sus hijos consigo.

Las carencias del penal femenil están por debajo del marco legal que rigen los centro penitenciarios y todas las recomendaciones internacionales en la materia.

En su libro, recientemente presentado en el marco del 40 aniversario de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la UANL, puntualiza que la principal falla se encuentra en la escasa seguridad, considerando que son poco más de 300 mujeres que comparten un espacio con más de 3 mil hombres, separadas solo por un portón.

El texto fue comentado durante su presentación por el jefe de la Oficina de Representación de Nuevo León en la ciudad de México, Waldo Fernández González, quien ya ha “hecho mancuerna” con la doctora Cerda Pérez en otras investigaciones del tema penitenciario, una de las cuales incluso derivó en un programa público llamado Familias con Futuro.

Las situaciones de las mujeres privadas de la libertad es mala y se agrava si se considera la poca importancia que se le da al tema. En general, los ciudadanos no sienten empatía hacia aquellos que se encuentran en prisión, no consideran las circunstancias, pero dejan de lado que estas mujeres saldrán eventualmente con una carga social y psicológica que dificultará su reinserción.

Este tipo de trabajos sirven para llamar a la reflexión, como lo dijera el funcionario durante la charla: “Nos da la oportunidad de reflexionar en la reconciliación social, porque si no, no se pueden resolver las situaciones del país; si no aprendemos a perdonar, no podemos avanzar”.

Twitter:@dameluna





OPINIONES MÁS VISTAS