Correr para crecer

Correr en el cielo

David E. León Romero

“Ganar no siempre significa obtener el primer lugar; significa sacar lo mejor de ti”

Meb Keflezighi

Correr es un deporte demandante que requiere disciplina, esfuerzo, condición física y fortaleza mental. La dificultad se incrementa cuando modificamos la velocidad y la distancia. Cuanto más lejos queremos correr o más rápido lo queremos hacer, el cuerpo demanda más recursos. Además de la velocidad y la distancia, existe otro elemento que eleva tremendamente la dificultad de la carrera: el terreno.

Los corredores de montaña son una categoría especial. Usualmente son más lentos que los corredores urbanos, pero literalmente son corredores 4x4. La montaña los pone a prueba a través de distintas superficies, bajadas con pendientes exageradas, subidas rocosas, cruces de ríos, condiciones climáticas cambiantes, entre muchos otros elementos que demandan fuerza, talento, concentración y resistencia; entre ellos no podemos dejar de lado la altitud, ya que muchas carreras de montaña se corren literalmente en el cielo, complicando la oxigenación de los corredores, lo que los obliga a fortalecer sus entrenamientos en altura para lograr una mejor adaptación y con ello un mejor desempeño.

Estos atletas manifiestan que las zonas naturales, el clima, los bosques, las vistas, lo desconocido, la soledad y la libertad que en este tipo de espacios se sienten, hacen de la carrera de montaña la mejor forma de correr. Para vivir esta experiencia utilizan equipamiento especial: tenis con características distintas, portan a lo largo de la ruta sus propios abastecimientos, llevan consigo accesorios para hacer más llevadero el reto y tienen en su fortaleza física y mental sus mejores instrumentos.

Las competencias de montaña se han vuelto atractivas y famosas alrededor del mundo. Ser corredor de montaña se ha puesto de moda. Si estás pensando en participar en este tipo de competencias, deberás tomar todas las precauciones necesarias y entrenarte muy bien. A los organizadores de las competencias les es complicado poder certificar que todos los competidores se encuentran en condiciones apropiadas para participar en ellas y no todas solicitan pruebas físicas como requisito de ingreso. Al participar en una competencia de montaña sin la suficiente preparación arriesgas tu vida y la de los rescatistas que tendrían que ir en tu auxilio.

Correr es algo maravilloso, en cualquier superficie, pero correr largas distancias en entornos naturales, especialmente montañosos resulta fascinante. Correr en el cielo resulta especial, el agotamiento es enorme, pero la satisfacción que se vive zancada a zancada también lo es.

Abastecimiento. Nos encontramos a dos semanas del gran Maratón de la Ciudad de México. Lo entrenado, entrenado está. Ahora solo a cuidarte, guardar las ansias y los nervios para cambiarlos por energía. Si el trabajo me lo permite, ahí nos saludamos. 


dleonromero@gmail.com

@DavidLeonRomero


OPINIONES MÁS VISTAS