Correr para crecer

Esclavos

David E. León Romero

“El mayor placer de la vida es hacer lo que la gente dice que no podemos”

Walter Bagehot

Catra tiene 54 años y nació en California. A los 27 pisó la cárcel derivado de su adicción a las metanfetaminas. Todo comenzó con malas amistades en la preparatoria que la llevaron a transitar por un infierno.

Somos esclavos de nuestras adicciones, algunas más dañinas y perjudiciales que otras. Caer en ellas es sencillo; escapar, sumamente complejo.

Los estereotipos que los medios promueven son absolutamente falsos. Las drogas no son felicidad, riqueza, compañía, éxito y belleza. Las series y películas se encargan de difundir vidas fascinantes donde las drogas y las adicciones son elementos centrales. El éxito y la felicidad están en el polo opuesto. No conozco una historia de éxito acompañada del consumo de drogas.

Basta platicar unas horas con alguien que lo ha vivido para darnos cuenta lo lamentable, desgarrador y doloroso que ser adicto significa y lo difícil que es terminar con el consumo de drogas antes de que ellas terminen contigo.

El desafío en nuestro país es enorme. En México consumen más drogas los hombres, sin embargo, el consumo en mujeres crece a pasos agigantados. La mariguana es la droga más consumida, seguida de la cocaína. El consumo en el norte de México es mayor que en el centro y sur del territorio. Cada vez se consume una mayor cantidad de droga y las edades de primer consumo cada vez son más bajas. La posibilidad de engancharse desde la primera experiencia es altísima, y la de morir también.

¿Cómo salir de una adicción? Esa es una tarea complicadísima, pero no imposible. La ayuda profesional resulta fundamental y el deporte es una extraordinaria herramienta.

El deporte es un antídoto poderoso. Transmite y cultiva disciplina, esfuerzo y dedicación. Fortalece la autoestima y provoca procesos de mejora continua. Correr es un complemento en la atención de aquellos que tratan de salir de las adicciones. Además, juega un papel central en la prevención para alejar a los jóvenes de la tentación de las drogas.

Catra, que tocó fondo al estar en prisión, sustituyó las drogas por los kilómetros corriendo. Comenzó con dos o tres carreras de 10 kilómetros, a los pocos meses corrió su primer maratón y con el paso del tiempo se adentró en los ultramaratones. Ha completado distancias de 160, 320 y 480 kilómetros. Increíble lo que Catra ha logrado. Es de las pocas mujeres en el mundo que ha corrido más de 100 carreras de 160 kilómetros. Tiene un cuerpo, mente y corazón incansables y realmente poderosos. Se considera adicta, antes a las drogas, hoy a correr.

Abastecimiento. ¡Todo listo! El Maratón de la Ciudad de México se llevará a cabo el próximo domingo. En esta ocasión se anunciaron cambios en la ruta. Disfruta esta última semana de entrenamiento. Si todo camina bien, ahí nos saludamos. 


dleonromero@gmail.com

@DavidLeonRomero


OPINIONES MÁS VISTAS