Correr para crecer

¡Sal a correr!

David E. León Romero

“La vida es igual a correr, y cuando dejamos de correr, tal vez sea así como sabremos que la vida finalmente ha terminado”

 Patrick Ness

 

México es un país mucho muy diverso y extraordinariamente rico; una mezcla de cultura, gastronomía, colores, música y acentos. Fascinante y extraordinario por su belleza, compuesto por playas, montañas, desiertos, selvas y planicies. Decenas de volcanes, cenotes, manglares, lagos, ríos y bosques configuran un territorio sin igual.

Habiendo tanta riqueza, ¿dónde pasamos nuestro tiempo? Un estudio revela que pasamos el 87 por ciento de nuestro tiempo bajo techo y al interior de inmuebles; 6 por ciento en medios de transporte como camiones y automóviles; y, por último, el restante 7 por ciento lo pasamos en exteriores, al aire libre.

Nuestra rutina nos ha obligado a permanecer en interiores. La casa, el transporte, el trabajo y la escuela son lugares comunes. Los interiores incrementan los riesgos de enfermarnos, ya que la concentración de contaminantes y virus en condiciones habituales es mayor. El permanecer largos periodos en interiores genera baja autoestima y un estado de ánimo debilitado y negativo. Además, modifica nuestros ciclos de sueño, una de las actividades fundamentales para vivir bien. Luz del sol directa y aire fresco son dos elementos fundamentales para tu salud mental, física y emocional. El interior nos desconecta de nuestras raíces, de nuestro ambiente natural.

Correr, además de los beneficios inmediatos que te otorga y al hacerlo en exteriores, te obsequiará algunos añadidos extraordinarios. Tu desempeño mejorará: de manera inconsciente tendrás que esforzarte más y gastarás más energía lo que se traducirá en pérdida de peso. Al correr en distintas superficies y en territorios con variaciones, utilizarás diferentes músculos y tejidos, lo que evitará el sobreuso de los mismos y con ello disminuirás el número de lesiones.

Pero lo más valioso de correr al aire libre es que está asociado con un mayor sentimiento de revitalización, participación comunitaria, reducción de tensión, incremento de autoestima, disminución de la confusión, aumento importante de energía y conexión con tu entorno natural.

En lo personal, la diferencia entre correr bajo techo o al aire libre, radica en la libertad y esparcimiento que el segundo escenario ofrece, además de que demanda de mí un mayor esfuerzo que redunda en el mejoramiento de mi desempeño.

Si corres, te invito a hacerlo en exteriores. Utiliza la caminadora lo menos posible. En nuestro país existen muchísimos sitios seguros para correr al aire libre de manera segura y sin riesgos.

Si no corres, es tiempo de comenzar a hacerlo.

Abastecimiento. El día de hoy se llevan a cabo dos eventos importantes de los que vale la pena estar pendientes. El primero es el Medio Maratón de la Ciudad de México. El segundo, el Maratón de San Francisco, en Estados Unidos. Suerte a todos los participantes. 


dleonromero@gmail.com

@DavidLeonRomero


OPINIONES MÁS VISTAS