Intelecto opuesto

La ley del pueblo

Eduardo González

Este fin de semana la Comisión Nacional de los Derechos Humanos informó que al menos 25 personas han sido linchadas en lo que va de 2018 en el país y 40 más han tenido que ser rescatadas de grupos de pobladores que se alistaban a hacer justicia por su propia mano.

De acuerdo con el presidente de la CNDH, Luis Raúl González Pérez, las autoridades en estados y municipios deben adoptar “medidas conducentes a efecto de detectar y atender los casos en que exista riesgo de que las personas ejerzan justicia” o como se dice de manera popular, castiguen por usos y costumbres o la famosa ley del pueblo.

Según el ombudsman nacional, los gobiernos locales deben contar cuanto antes con protocolos de actuación y estrategias para la atención de estos casos.

Y tiene razón. Los casos de linchamientos ocurridos la semana pasada en Puebla e Hidalgo no son fortuitos o aislados. Las zonas en donde se presentaron distan de tener un expediente limpio y no me refiero a que todos sean delincuentes, sino que son comunidades donde se la gobernabilidad se da de forma interna, en base a los usos y costumbres.

Amparados en ello, los pueblos de la parte central de México, principalmente, estilan tomar medidas extremas para dar un ejemplo a los demás, y prevenir que se cometan agravios en su contra.

Al ladrón lo golpean y exhiben públicamente para dar a entender que quien se atreva a cometer un ilícito en contra de la población será reprendido. Al sospechoso de secuestro, o que esté merodeando alguna zona, le va peor.

No importa si es hombre o mujer, si son menores de edad, el asunto es castigar para sentar un precedente. En los pueblos no hay tiempo para que la justicia se lleve a cabo por medio del Derecho.

Tan solo en Hidalgo, en lo que va de 2018 se contabilizan más de 10 casos de este tipo, donde se han presentado muertes, muchas de ellas ni siquiera se informan a las autoridades, con ningún detenido o responsable por los hechos.

Tan solo lo que se ha reportado en medios de comunicación detalla que zonas como el Valle del Mezquital y la Huasteca, es donde más linchamientos o intentos de linchamiento se presentan.

Entre los casos dados a conocer resaltan: en mayo pasado vecinos de San Salvador, escoltados por policías, castigaron a cinturonazos a un presunto ladrón de autos a quien hicieron caminar descalzo por la carretera.

En julio, una pareja, hombre y mujer, fueron detenidos por pobladores de Ixmiquilpan quienes los acusaron de estafar a familiares de paisanos con trámites de falsas visas por lo que fueron desnudados, golpeados y exhibidos en las calles del centro del municipio.

Ese mismo mes, dos jóvenes fueron golpeados en la misma zona por presuntamente robar cilindros caseros de gas LP por lo que los amarraron a un poste y los golpearon hasta dejarlos inconscientes. Ya en agosto, tres casos más de retención y violencia en contra de sospechosos. Así la ley del pueblo en Hidalgo.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com

OPINIONES MÁS VISTAS