Verdad amarga

Cleptocracia y cleoptofilia en los nuevos billetes

Enrique Sada Sandoval

Si algo caracteriza al sistema político mexicano y a la oligarquía emanada del régimen de la “revolución” mexicana, amén de sus deficiencias institucionales y las taras de los individuos al frente de las mismas, no solo es su nivel de ignorancia sino también su participación activa en el enaltecimiento y difusión de la misma. 


Lo anterior se patenta en los diseños y rostros que enmarcarán los nuevos billetes que se anunciaron el 27 de agosto con el lanzamiento del nuevo billete de 500 pesos donde el mal gusto y el amor por la cleptocracia se repiten: sustituyendo a Diego Rivera y Frida Kahlo por Benito Juárez y la vaquita marina en el reverso.

Desde entonces se ha desatado polémica e inconformidad pues habiendo más personajes o perfiles entrañables en la Historia de México, la gente se ha manifestado inconforme con la decisión del Banco de México y ha difundido diseños propios, promoviendo a personajes más dignos para los billetes según su denominación.

Por su parte, Banxico explicó que “los nuevos billetes abarcarán distintas épocas históricas del país como: el México Antiguo, la Colonia, la Independencia, la Reforma y la Restauración de la República, la Revolución y el México Contemporáneo. Así como los seis ecosistemas más representativos de la geografía mexicana en el reversos de éstos: ríos y lagos, bosques templados, selvas secas, matorrales y desiertos, costas, mares e islas, y selvas húmedas”. 


Todo bien dentro de lo que podía esperarse de un discurso, excepto el traspiés que hace referencia a “La Colonia” por parte de la institución y quienes la dirigen, mismos que con cargo al erario y la posibilidad de autosuperación académica, sabrían que la única “época colonial” ocurrió en las trece colonias inglesas que formarían a la postre los Estados Unidos mientras que en México no hubo “Colonia” sino Virreinato, que no es lo mismo; esto es, un reino integral del Imperio español (con la misma importancia que el reino de Castilla o Aragón, en la España peninsular) al mando con un representante directo del Monarca (un Virrey, no un Gobernador como en las colonias sajonas). 


Aunque si algo debería de preocuparnos sin duda es más bien la desaparición de los billetes de 20 pesos por cuanto devaluación de nuestra moneda implica: símbolo del sexenio que termina y cuyos vicios seguirán vigentes en el que le sigue. 



enrique.sada@hotmail.com

OPINIONES MÁS VISTAS