Opinario

Justicia para Jaír

Fabián Rodríguez

Los lamentables hechos en los que Jaír, un estudiante del Cbtis 203 de Metepec, a sus quince años perdió ambas piernas por culpa de un joven ebrio en paseo Tollocan y avenida Tecnológico, evidencian la grave situación de corrupción por la que atraviesan los Ministerios Públicos de la Fiscalía General de Justicia del Estado de México. Las irregularidades así lo comprueban.

La justificación de la dependencia, a través de una serie de comunicados oficiales, es nula comparada con las declaraciones del padre de Jaír, Carlos Soto, quien aseguró que con sus propios ojos comprobó cómo la Fiscalía, posiblemente coludida con la Policía Municipal de Toluca, trató de fabricar a un inocente.

Y es que no hay argumentos legales para poder creer que la policía municipal presentó ante el Ministerio Público solamente a una persona cuando detuvo a dos, a Jonathan “N” y Roberto “N” y mucho menos creer que este último acudió “voluntariamente” ante el Juez para imponerle medidas cautelares correspondientes al pago de 470 mil pesos. No, nadie lo cree. Hoy la dirección de Seguridad Pública de Toluca tiene ya una solicitud de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de México para que aclare este hecho y deberá responder.

Es lamentable cómo la Fiscalía fue exhibida tanto por una familia sencilla y humilde como por estudiantes organizados de montar una entrega supuestamente voluntaria de Roberto para poder redimir su error. habrá que recordar que, de acuerdo con el nuevo sistema de justicia, el Ministerio Público debe ser el defensor de la víctima, en este caso el joven Jaír quien quedó en segundo plano.

Hoy las piernas de Jaír no cuestan 470 mil pesos, ninguna autoridad va a poder reparar el daño moral y físico. No hay costo que cubra la ineficiencia de los Ministerios Públicos para hacer bien su trabajo, a pesar de los aumentos presupuestales que año con año se erogan con la justificación de capacitar y actualizar la formación de los mismos.

Este año, la FGJEM se reestructuró y se le inyectó aproximadamente 2 mil 295 millones de pesos extras a su presupuesto. Se contempló la creación de nuevas áreas y el crecimiento de operativos como médicos legistas, investigadores, agentes del ministerio público.

Hoy el propio Fiscal Alejandro Gómez Sánchez, tuvo que dar la cara ante la mala actuación de uno de sus ministerios públicos, pero la realidad es que se actúa solo en casos que se convierten virales en redes sociales. ¿cuántos Jaír´s existen en la impunidad? sólo él lo sabe. _

OPINIONES MÁS VISTAS