Trayectos

Acallado el IMER… ¡se los dije!

Fátima Ibarrola

Hace treinta años, quienes formamos las filas creativas del Instituto Mexicano de la Radio llegamos a nutrir de contenidos hablados al naciente IMER con tanta ilusión, con total disciplina, y convencidos de las muchas tareas informativas y de entretenimiento que nos echamos a cuestas. Estos programas se realizaron dirigidos a adultos mayores, mujeres, indígenas, a la sociedad en general; se había abanderado una radio informativa, clara y oportuna.

Hoy esa radio pública está acallada, los contenidos hablados en el IMER están silenciados por una administración federal lenta, ajena y torpe. ¡Qué tristeza, de verdad! pero me temo que es tiempo de decir: ¡se los dije!

Aleida Calleja, directora del Instituto de la Radio, ha declarado en sus entrevistas que se encontró con un instituto radiofónico caduco en aparatos, en transmisiones y en actualización de sus programas. Calleja asegura que no tienen presupuestos adecuados ni para pagar la luz de sus 17 emisoras abiertas. Esto, si a usted no lo aterra, a mi sí, porque hace ver a la administración actual tan detenida e ineficaz que irrita hasta al más desinformado.

El Sistema Nacional de Noticiarios también se encuentra fuera del aire en plazas como Yucatán, Oaxaca, Tijuana, en Ciudad Juárez o Chiapas, así como Sonora, Coahuila o Michoacán y es fuente informativa única para sus escuchas; y aunque sutilmente Calleja asevera que aún no se ha despedido a nadie, ella misma reconoce que esto tocaba sólo al Sindicato de Trabajadores de la Industria de Radio (STIRT) o sindicato A, mientras al sindicato B que toca a los trabajadores de planta y de confianza no les afectará, pero creo que la dirección del IMER “evitó” decir que 220 empleados que como una servidora tenemos contrataciones eventuales o externas quedaríamos fuera al dejar de transmitir las barras habladas, aún la XEB La B Grande de México.

Sabía que esto pasaría, y me retiré de mi amado IMER voluntariamente en diciembre pasado. Cuando salía de las instalaciones sentí un dolor que aún me punza, sabía que los cambios de gobierno irían al corazón de mi instituto y me imaginé que muchos serían los afectados; pero de imaginarlo a verlo ya sucediendo a seis meses del gobierno de AMLO me aterra, pues si esto pasa en el primer semestre de este gobierno ¿qué más se nos viene? Escuchar sólo música en IMER a manera de presión para que la Secretaría de Educación Pública y Hacienda reaccionen y den presupuesto al IMER es doloroso porque sé, me consta, que ahí hemos cumplido y creado contenidos siempre con honestidad. ¡Cómo me dueles, IMER!

OPINIONES MÁS VISTAS