Trayectos

Expectativas económicas con AMLO

Fátima Ibarrola

Dicen que cuando el dinero sale por la puerta, el amor sale por la ventana. Aquí, los mexicanos no tenemos idea del dinero con el que contamos a nivel presupuestal, nos presentan a cachitos los Planes Nacionales de Desarrollo, sin saber bien a bien si va a alcanzar o no. AMLO dice que la economía va hacia arriba y otras muchas instituciones especialistas dicen lo contrario.

Primer error, el anuncio de la cancelación del NAIM, debido al nivel de inversión por parte de la iniciativa privada no solo de empresas mexicanas si no también extranjeras llevó a pérdidas millonarias, esto por la magnitud del proyecto y lo que iba a representar en términos económicos para el país.

Otros anuncios como la inversión en Pemex que lejos de ser la mejor propuesta ha generado dudas principalmente por ser una empresa paraestatal que presenta altos niveles de endeudamiento y déficit, y se quiere apostar nuevamente en la industria petrolera como un motor de crecimiento para México. La refinería de Dos Bocas tan cuestionada y luego el Tren Maya, cuyos pueblos originarios se oponen a su construcción.

En la parte de las finanzas públicas se quiere apostar por una disminución en el gasto público en ciertas áreas, sin embargo con los programas sociales que se tienen actualmente y los propósitos de algunos solo hace pensar que el gobierno lejos de apoyar a un desarrollo para la sociedad solo se está preocupando por algunos grupos sin dar una solución. Acompañado de las turbulencias internacionales, por la desaceleración de la economía mundial, principalmente la norteamericana, lo que hace que los inversionistas sean más cautelosos al momento de invertir.

Hay distintos factores que preocupan para el crecimiento económico del país sin embargo uno de los principales es la gobernanza, y las decisiones que ha tomado el gobierno respecto a ciertos proyectos, que no han generado una estabilidad económica interna fuerte o por lo menos capaz de captar más recursos en áreas estratégicas para el crecimiento.

El riesgo de que el amor se nos vaya por la ventana es grande. Según lo que sabemos, la guerra económica entre China y Estados Unidos se va atemperando, pero eso no garantiza nada dentro de la economía mundial; aquí en nuestro país se han creado algunas nuevas empresas, pero no alcanza a lo que la fuente de empleo requiere. Una pregunta: ¿dónde están los 500 mil millones de pesos que rescataría de la lucha contra la corrupción? ¿A qué partida fueron dispuestos? Porque según escucho, en muchas secretarías falta hasta papel sanitario y todos los insumos básicos.

Empezamos con un dicho “Dicen que cuando el dinero sale por la puerta, el amor sale por la ventana”. ¿Todo está muy bien, señor presidente? No lo creo, yo solo oigo reclamos, recortes presupuestales disfrazados de “austeridad republicana”, millones de burócratas desempleados… en muchas ocasiones el exceso de optimismo es una señal de codicia.

OPINIONES MÁS VISTAS