Trayectos

Grandes expectativas

Fátima Ibarrola

Qué difícil es despedirse, terminar una labor a la que siempre quisimos acceder, Enrique Peña Nieto, por última ocasión escuchó los aplausos de un grupo de amigos o personas afines a su gobierno, hay que reconocerle que las reformas estructurales consagradas en la Constitución son un gran logro, estuve expectante de dicho evento, que la verdad no me gustó, el formato de su sexto informe de gobierno. 

Sé lo difícil que es comunicar, pero este formato para un informe de gobierno me hubiera gustado para verlo en los primeros años de gestión, no en el último. Creí en él, desde antes de que fuera gobernador, nunca me invitaron a nada, nunca recibí dinero de nadie, lo hice por convicción. No me arrepiento. 

No sé qué es lo que venga para México, muchos amigos me hacen el favor de preguntármelo, como si por haber estado tantos años en los medios de comunicación me hubieran hecho una especie de gurú en la política, no es así. Veo señales, observo y escucho, me preocupa que como me lo hiciera ver uno de mis más asiduos lectores, no se tuviera hasta la fecha claridad, ni observara algo objetivo y concreto en cuanto al tema de la seguridad pública se refiere, le respondí que sí, le dije que con López Obrador todo será con amor y paz, y brindar amnistía, abrazos y no balazos (lo que esto signifique). 

Bien, ojalá y el primero de diciembre, el crimen organizado, todos los malandros de este país bajen sus armas y se dediquen a actividades regidas por la ley. Otro de los asuntos de llamar la atención es esta terquedad de la “austeridad republicana”, por supuesto que no me parece mal en muchos aspectos, yo también estoy harta de los burócratas de quinta, prepotentes, groseros y además ineptos que hacen uso indebido de los dineros del pueblo, pero de ahí a esto de la venta o renta del avión presidencial (que por cierto lo solicitara Felipe Calderón) pues hay una gran distancia ¿porqué? Esto es una cuestión de seguridad nacional no de despilfarro. 

Cuando un presidente viaja, no lo hace solo, lo hace acompañado de otros funcionarios y de la prensa, viajar en una línea comercial pone a los demás pasajeros en riesgo, nunca falta un loco con malas ideas, por decir lo menos. Ahora, el extremo, ayer antes de iniciar el mensaje de Peña Nieto, recibí una notificación del periódico Excelsior que a la letra decía, que como un gran logro “Morena quitará galletas y café en el senado”, no bueno, ya con eso el presupuesto de la nación se recuperará. 

A donde sí no nos pueden explicar nada, aunque lo intenten, es esto del fideicomiso que recibió Morena para los damnificados del 19 de septiembre del 2017, el dinero se repartió, esto abre un precedente para que los dineros del INE se utilicen al arbitrio de los partidos político, sin dar explicación alguna. 

Por otra parte, Mario Delgado, senador morenista dijo, al inaugurar el periodo de la sesiones de las Cámaras, que “entregan un país en ruinas”, lo que es no viajar o por lo menos estar informado de lo que en otros puntos del mundo está sucediendo, tipo Nicaragua, Argentina y Siria… 

Todos ellos, tanto diputados como senadores de Morena deberán que tener mucho cuidado con lo que se dice en la tribuna pues siguen creyendo que son un partido de oposición ¿Tendrán idea del peso político y del enorme compromiso que tienen después de los resultados de las elecciones pasadas. ¡Hoy son gobierno! Todo tiene un principio y un fin, quizá y esto me lo digo a mi misma, pero y ojalá les sirva a todos los demás, es que es peligroso crearse grandes expectativas sobre muchas cosas, pero en la política más

OPINIONES MÁS VISTAS