Negocios en movimiento

Pedir prestado al banco, ¿es bueno o malo?

Federico D´Kuba

Cuando una empresa decide financiar su operación a través de pedir un crédito al banco, incrementa de manera importante su rentabilidad. Supongamos que tengo una oportunidad de comprar un lote de zapatos en León, Guanajuato, en $1,000, estoy totalmente convencido de que los puedo vender en $1,500, y conozco que la tasa de impuestos es del 50%. Tengo dos opciones para financiar el proyecto: 1) pongo el 100% del capital o, 2) aporto la mitad del capital y pido un crédito bancario por la otra mitad a una tasa de interés del 20%. En la primera opción el ROE (return on equity), es decir, el rendimiento sobre el capital invertido será del 25% (($500 X 50%) / $1,000). En la segunda opción el ROE será del 40% (($500 – 100) X 50%) / $500), esto habiendo pagado los intereses de $100 ($500 X 20%). Entonces, ¿pedir prestado significa mayor rentabilidad? la respuesta es que sí. Aclaro que no estoy diciendo que sea bueno o malo y mucho menos que lo debas de hacer. Al final, esta decisión la vas a tomar basado en tu perfil de riesgo. Hay inversionistas muy conservadores que no les gusta deber dinero al banco, y pensando en las pasadas y recurrentes crisis sexenales, la verdad que es una postura muy entendible. Sin embargo, como se aprecia en el modelo, el ROE crece de 25% a 40%, dependiendo de si yo aporto todo o solamente pongo la mitad. ¿Por qué sucede esto? La clave está en que los activos, en este caso el inventario de zapatos genera un rendimiento neto del 25%, que es superior a la tasa neta de interés del 10%, después de haberle descontado el escudo fiscal del 50% (20% X (1-50%)). En otras palabras, por cada peso que pido prestado soy capaz de generar un rendimiento adicional de 15% (25% - 10%). De esta forma se puede concluir que si el rendimiento neto de los activos es superior a la tasa de interés neta, es sano y aconsejable pedir prestado. Por el contrario, no es sano y aconsejable hacerlo cuando sucede lo contrario, es decir, cuando el rendimiento neto de los activos no alcanza para pagar la tasa de interés. En mi experiencia profesional he observado que es una práctica común que el empresario pida dinero prestado al banco, porque tiene un atorón en la cartera o excesos de inventario. ¿Qué rendimiento te genera la cartera parada o el inventario obsoleto? Ninguno. Los créditos bancarios nunca deben ser utilizados para cubrir ineficiencias, es mejor que enfoques a tu gente a que cobre y a que reduzca los inventarios.

Federico D’Kuba es profesor del IPADE.
fchavez@ipade.mx

OPINIONES MÁS VISTAS