Negocios en movimiento

¿Tendremos que desempolvar el B-10?

Federico D´Kuba

La inflación se puede definir como un aumento generalizado en los precios de una economía. El primer efecto es que erosiona el poder adquisitivo de la población, el segundo efecto es que distorsiona los estados financieros generados por las empresas, por lo que la información deja de ser significativa para la toma de decisiones. En el presente escrito me centraré en el segundo efecto. En las épocas de Miguel de la Madrid y de Carlos Salinas de Gortari la tasa de inflación se subió a más del 100% anual, por lo que el Instituto Mexicano de Contadores Públicos elaboró el Boletín B-10 que determina las reglas básicas para re-expresar los estados financieros en un entorno inflacionario. Los posteriores gobiernos lograron controlar la inflación de una manera importante, por lo que dejó de ser necesario el re-expresar la información financiera, sin embargo, se decidió que el B-10 se mantuviera vigente con algunas modificaciones. Actualmente se conoce como Norma de Información Financiera (NIF) B-10 y establece dos entornos económicos en los que puede operar la empresa: a) inflacionario, cuando la inflación es igual o mayor al 26% acumulada en los tres ejercicios anuales anteriores (promedio anual del 8%); y b) no inflacionario, cuando la inflación es menor que el 26% acumulado. En pocas palabras, si la inflación acumulada de tres años consecutivos supera el 26% vas a estar obligado a utilizar el método integral que exige la NIF B-10. ¿En tu empresa se conoce la NIF B-10? La inflación anual reportada por el Inegi en el 2017 fue de 6.77%, la tasa más alta de los últimos años, que no es muy diferente al 8% establecido por la norma. Parece que en el 2018 se ha logrado controlar la inflación y se espera una tasa anual del 4.65%, sin embargo, la inflación acumulada de 2017 y 2018 sería del 11.73% (1.0677 X 1.0465). Esto quiere decir que si la inflación del 2019 fuera del 12.77% tendríamos que volver a la re-expresión de los estados financieros. Pienso que muchas de las iniciativas económicas que el nuevo Gobierno plantea ejercerán mucha presión inflacionaria, no es mi intención en esta nota emitir un juicio sobre la bondad que tienen o no estas iniciativas, sino que como sugiere Miguel Rentería, director del programa MEDEX en el IPADE, mi intenciónes que estés consciente de que tal vez tengamos que desempolvar la NIF B-10 en un futuro cercano. ¿Estarías preparado?

Federico D’Kuba es profesor del IPADE.

fchavez@ipade.mx

OPINIONES MÁS VISTAS