Fronteras de la ciencia

Tlcan afectará al sistema de salud de México

Fernando Fuentes

El sector salud se encuentra en terapia intensiva. Los acuerdos del Tlcan ampliaron a 10 años la protección de datos para el desarrollo de los medicamentos biotecnológicos. Las empresas farmacéuticas transnacionales ampliarán el tiempo de sus patentes de 20 a 30 años, frenando las posibilidades de obtener biocomparables en menor tiempo.

El tema afecta a los pacientes de menos ingresos, quienes no tienen posibilidades para adquirir un medicamento innovador. Además, afectará a los presupuestos en salud y a las compras consolidadas que, durante el periodo 2013 a 2017, lograron ahorros por un total de 17.5 mil millones de pesos y compras totales por alrededor de 204.9 mil millones de pesos. Además, se ha logrado incrementar el número de claves asignadas pasando de 692 en 2013 a un total de 1,340 en 2017.

De acuerdo con el IMSS, órgano que encabeza las licitaciones consolidadas, 6 de cada 10 pesos, son destinados a medicamentos genéricos y sólo 3 pesos son adjudicados a patentes; el peso restante es orientado a material de curación y dispositivos médicos.

Los cálculos de ese instituto indican que el 60 por ciento del presupuesto de las compras consolidadas se emplea para atender el 90 por ciento de las enfermedades que aquejan a los mexicanos. Mientras, un 30 por ciento del mismo presupuesto se invierte en medicamentos de patente para tratar solo el 10 por ciento de las patologías.

Hoy, el Tlcan castiga a la salud. Es urgente establecer controles para garantizar al mínimo la extensión de patentes y buscar una estrategia para bajar los costos de medicamentos que son poco accesibles para la población. Así habría más posibilidades de cobertura, atención y compras en volumen.

Hay referencias y casos de éxito. En Paraguay, el Ministerio de Salud ahorró alrededor de 25 mil millones de guaranís, equivalentes a más de 81.9 millones de pesos mexicanos, gracias a la liberación de tres patentes: Rituximab, para tratar leucemias y linfomas; Trastuzumab, para atender el cáncer de mama y Bevacizumab, para el tratamiento del cáncer colorrectal metastásico.

El caso concreto de México es revelador. De acuerdo con datos de la Cofepris, Rituximab tiene un valor en el mercado para gobierno de alrededor de 470 millones de pesos, logrando un consumo de, aproximadamente, 65 mil unidades. El valor del mercado privado es superior a los 112 millones de pesos, un consumo de más de 3,600 piezas. En esas cifras radica la defensiva de los laboratorios con presencia global, quienes apuestan a la extensión de patentes para obtener más beneficios.

La Amiif ha señalado que no habría impacto negativo en contra de los biocomparables, porque las empresas farmacéuticas pueden realizar las investigaciones en paralelo bajo el marco de protección de datos clínicos. Las declaraciones de la Amiif muestran poco objetividad, quienes deben de ofrecer su opinión son los expertos ajenos a esa asociación.

*Premio Nacional de Periodismo 2008 y 2016. Premio México de Periodismo 2013. Premio Nacional de Locución 2013. Director de la revista Medicina Científica.

ferfuentesmty@hotmail.com


OPINIONES MÁS VISTAS