Columna de Francisco Trejo

Cambio de coordinador de la fracción del PRI en el Congreso

Francisco Trejo

Pues resulta que de nueva cuenta, los legisladores del tricolor en el congreso local cambiaron de coordinador, esto ya es recurrente, pues en pasadas legislaturas sucedió lo mismo.

En la legislatura inmediata anterior, existió un madruguete y una división notoria en la fracción del Revolucionario Institucional, la salida abrupta de Javier Contreras y la llegada de Jorge Videgaray Verdad.

Años atrás lo mismo sucedió con el ex líder sindical Antonio Chávez Mena, quien asumió la coordinación destituyendo al ex alcalde capitalino Arnulfo Vázquez Nieto, ambos ya fallecidos.

Por más que se quieran ocultar las razones por las que se dan estos cambios en forma ya recurrente dentro de los legisladores del Partido Revolucionario Institucional, la verdad es que siempre obedece al divisionismo interno y la falta de un Presidente de Partido con peso político.

Guanajuato, es distinto al resto del país, pregona la militancia priista, diferente porque muchos son los años que el tricolor ha dejado de ser un partido competitivo a nivel estatal y para prueba ahí están los resultados.

El trabajo de partido se ha abandonado desde hace muchos años, las verdaderas tareas partidarias han quedado en el olvido y cada vez cuesta más trabajo encontrar los perfiles adecuados para contender en elecciones constitucionales.

Ante la falta evidente de nuevos cuadros, en muchas ocasiones se echa mano de personas que no cuentan con antecedentes priistas y los resultados no son nada halagüeños, pero lo más delicado es que causan malestar y desánimo en la militancia del partido.

Esa pugnas internas causan un daño irreparable en el partido, los pocos jóvenes y cuadros que se tienen, inician sus actividades en el divisionismo, en el enfrentamiento y terminan formando parte de la pugna.

Las dirigencias por desgracia, son las primeras en convertirse en parte litigiosa en los conflictos y abonan negativamente al enfrentamiento, asumiendo actitudes de pertenencia de los cargos y del partido mismo.

Es evidente además, la falta de liderazgo o capacidad para dirigir al priismo en el Estado, hace tiempo que no se tiene al frente del Comité Directivo Estatal a la persona con estas cualidades.

Y qué decir de los delegados, afortunadamente no todos, pero sí la gran mayoría, terminan tomando una de las posturas de los grupos en contienda y además desconocen el terreno y varios sólo vienen a pasear, pasan totalmente desapercibidos.

Esta figura de enviar delegados especiales, estatales, regionales y otros nombres que han tenido, es una práctica que se tiene en el Comité Ejecutivo desde hace muchos años, pero la verdad es que poca utilidad tiene.

En épocas electorales principalmente, se envían a varios delegados a los Estados y municipios, hay quienes afirman que ante la falta de espacios para determinada clase política dentro del partido se les asignan estos encargos de delegados, a fin de que el centro se los sacuda.

Pero cualquiera que sea el escenario, en los hechos, esta figura en poco o nada han ayudado en el Estado a los priistas, lo cierto es que hoy, el panorama incierto, gris, la división entre distintas corrientes es evidente.

No existe o no se ve un trabajo serio de cara a las próximas elecciones que tendrán un grado de dificultad sumamente alto, los buenos resultados se ven muy lejanos ante estos divisionismos, pero sobre todo ante la falta de trabajo.

La salida del joven coordinador de la fracción tricolor, después de poco más de 5 meses, tiene que ver además de su inexperiencia, aunque por ahí se señala que tiene varios asesores, lo cierto es, que cometió varios errores.

Jorge de la Cruz, deja su cargo a su correligionario, el diputado cenecista Rigoberto Paredes Villagómez, quien desde el pasado lunes asumió la coordinación del grupo parlamentario del PRI.

Se dice que Jorge de la Cruz, cometió una serie de desaciertos, sin embargo, la gota que derramó el vaso, fue la designación de un nuevo coordinador de asesores, decisión que tomó de forma unilateral, como algunas otras.

Lo cierto es que independientemente de las razones, el cambio de coordinador de la fracción del PRI, en el Congreso local, ya es recurrente y desde luego que manda señales negativas hacia el exterior

En Guanajuato, como en el país, se requieren partidos políticos competitivos, la ciudadanía cada vez más cuestiona los procesos electorales completos y ante el desgaste evidente del sistema de partidos que se tiene en todo México, aquellos que están en con pugnas internas y malos candidatos están destinados al fracaso.

ftotrejo@gmail.com

OPINIONES MÁS VISTAS