Vivir el día

México militarizado

Froylán M. López Narváez

Fue rotunda la afirmación de Andrés Manuel López Obrador, presidente electo de México, al estimar que “no podríamos enfrentar el grave problema de la inseguridad y la violencia en el país”, pues no hay opciones dada la impreparación e incapacidad de las policías.

Las causas de que sea el Ejército y la Marina nacional quienes se dediquen a tareas policiacas se debe a la impreparación policiaca, junto con complicidades.

Si la seguridad es el primer compromiso y deber de las autoridades civiles, está claro que la violencia en el país es debida a su carencia de recursos y personal, y a que es cómplice de la delincuencia, como se ha advertido, y demasiado, en estados como Veracruz y Tamaulipas, eminentemente.

Es así que declara: “Sería muy irresponsable de mi parte decir que regresan los soldados y los marinos a sus cuarteles y dejar a la gente en estado de indefensión y sin alternativas”.

Y más: no hay reticencia, pues “la amarga realidad” es que hay “una opinión casi generalizada de que no están funcionando, por decirlo con diplomacia, las policías estatales y municipales no están cumpliendo con su responsabilidad, salvo honrosas excepciones”.

Ante la emergencia, el Presidente electo se entrevistó con el secretario de Marina, Vidal Soberón, después de haber tenido una reunión con el titular de la Sedena, Salvador Cienfuegos.

Ya se ha anunciado que habrá un mando común y vinculaciones más cercanas con los poderes de los estados, lo cual ha acarreado protestas, pues se dice que sería un modo de determinar y conducir los estados de la República. Y si Alfonso Durazo sostuvo que no se creará una guardia nacional, AMLO lo desmintió al decir que si bien no se podrá implementar al principio de su gobierno, es una obra a cumplirse a mediano plazo.

Y señaló: “Va a ser un proceso para que en el mediano o largo plazos ya tengamos una guardia nacional capaz de garantizar la paz y la tranquilidad en el país”.

Así tendrá que conformarse, dice, con el contexto legal de hoy, con la convocatoria a todos los elementos de seguridad de todo el país y cerrar filas para acabar con este problema.

Pero por lo pronto, y cada vez más, el uso de las fuerzas militares para pacificar la República es un hecho. No tiene nada de excesivo afirmar que México está militarizado. Grave, muy grave, la condición civil de los mexicanos. No se ve para cuándo podrá desmilitarizarse.

Entretanto, las matanzas serán el problema principal de la próxima secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero.

OPINIONES MÁS VISTAS