Columna de Gabriel Torres Espinoza

El Óscar, para ¿Netflix?

Gabriel Torres Espinoza

Por vez primera en la historia de los Premios Óscar, un film estrenado en la plataforma Over The Top (OTT) -Netflix-, obtuvo una nominación a ‘mejor película’. Roma, del cineasta mexicano, Alfonso Cuarón, fue acreedora a este destacado reconocimiento. Resulta preciso destacar que para la 91° Edición de los Óscar, a celebrarse el 24 de febrero próximo, el gigante de streaming OTT obtuvo un total de 14 nominaciones: 10 de ellas fueron para Roma, entre las que destacan, además de la anteriormente expuesta, ‘mejor película extranjera’, ‘mejor director’, ‘mejor guión original’, ‘mejor actriz’ [también, es la primera vez que una persona de ascendencia indígena, Yalitza Aparicio, es reconocida por la Academia] y ‘mejor fotografía’. De esta manera, el modelo Netflix alienta un cambio de paradigmas en la industria audiovisual que puede ser analizada desde diversas aristas.

Sin lugar a dudas, la ‘Vieja Guardia’ de la Academia se ha resistido de manera enfática a este viraje histórico que revolucionó la modalidad de consumo del largometraje en la era digital. Señalan que los contenidos audiovisuales de Netflix deberían contender en premiaciones de televisión, como los Premios Emmy [el Óscar de la ‘pantalla chica’], puesto que no estrenan sus filmes de manera tradicional, es decir, en salas de cine ¿Nostalgia? Sin embargo, vale la pena recordar que, en 2013, sucedió un acontecimiento muy similar, pues la escuela ortodoxa de la televisión expresó el mismo rechazo cuando la aclamada serie de House of Cards fue nominada como ‘mejor serie dramática’ en los Premios Emmy. Muchos críticos se cuestionaban, ¿Netflix es televisión? Pronto, el fenómeno formó parte de una notoria normalidad. Mientras que en 2012, ninguna plataforma unívocamente OTT [como Netflix o Amazon] obtuvo una sola nominación en los premios Emmy [todas eran para la televisión convencional, en donde lideraba HBO: canal de TV de Pago tradicional, y hoy día, también con OTT]; para 2018, Netflix obtuvo un total de 112 nominaciones y superó, por primera vez en la historia reciente, a HBO, que sólo tuvo 108.

En efecto, los más representativos ejemplos de lo que se ha dado en llamar «economías colaborativas» [p. ej. Netflix, Uber, Airbnb, Spotify, etc.] han provocado cambios significativos, en mercados específicos, de la mayor relevancia y, en la misma medida, resistencias por quienes lideran el modelo tradicional de oferta y demanda de un bien y/o un servicio. Grosso modo, las economías colaborativas tienen la sustantiva característica de gestionar un mercado únicamente a través de plataformas digitales conectadas a Internet. De esta manera, la gran operadora de TV de Pago en el Mundo, con poco más de 139 millones de suscriptores, no cuenta con ninguna infraestructura de telecomunicaciones o de radiodifusión: Netflix. La mayor compañía de autos de transporte en el Globo no es propietaria de un coche: Uber; y la mayor empresa de alojamiento turístico del Orbe, Airbnb [que ya supera a los gigantes hoteleros como Marriot, Hilton, Accor y Hyatt], no es propietaria de una sola habitación. De esa magnitud es el impacto que ha tenido la era digital –definida por sus dos elementos constitutivos: el Internet y las pantallas– en la economía del siglo XXI.

Anteriormente, la primera aspiración de los vinculados a la industria audiovisual fue la ‘pantalla grande’. Actualmente se observa un efecto pendular: Las grandes personalidades del cine buscan estar en la televisión. La “pantalla chica” se está haciendo grande, gracias a la era digital del audiovisual. Las series empiezan a dignificar a la denominada –despectivamente– ‘caja idiota’. Grandes cineastas como Alfonso Cuarón, Martin Scorsese, David Fincher, Guillermo del Toro, Woody Allen, están presentes con sus obras en las OTT. Actores de talla como Robert de Niro, Meryl Streep, Al Pacino, Sandra Bullock, Kevin Spacey, Lady Gaga y Matthew Mcconaughey ya incursionan en la ‘pantalla chica’. Adicional a lo anterior, el año pasado (2018), Netflix invirtió ocho mil millones de dólares (mdd) en contenidos audiovisuales originales [series y películas]. Un presupuesto que ya iguala a lo que invirtieron las grandes Majors en ese mismo periodo: Warner y Fox [8,000 mdd cada una] (Statista: 2018).

gabtorre@hotmail.com

OPINIONES MÁS VISTAS