La energía de Baker

Sino mediante

George Baker

Quiero agradecer a normateca.gob.mx por haberme enviado las nuevas reformas a la Constitución, con fecha del 15 de agosto. Es curioso que el artículo 27 empieza en la página 27, mientras que los transitorios del mismo inician en la 240. El número de palabras en la carta magna de EU son 4 mil 543, mientras que solo en el artículo 27 son más de 3 mil 500.

Me llamó la atención la frase “sino mediante”, con relación a la figura de concesión para los minerales llámeselos políticamente neutrales. Veo que este condicionamiento no aparece con relación a los hidrocarburos; lo contrario, dice “no se otorgarán concesiones”. Me pregunto, ¿por qué no? Puede haber circunstancias en que la concesión ofrezca las mejores condiciones comerciales para la nación, que es la exigencia primordial del artículo 134.

Escuchemos un diálogo entre los artículos 27 y 134:

El 27: Es por motivo de la historia amarga del país con relación a las concesiones que se las prohíben.

El 134: Un momentico. Que sepa yo, jamás ha habido concesiones petroleras en México, con excepción de algunas sueltas durante el reino de don Maximiliano y otras durante el Maximato. Acuérdate que con don Porfirio el propietario de la tierra era también dueño de los minerales en el subsuelo.

Con la Revolución, los constituyentes querían que las petroleras aceptaran una migración de sus títulos a la figura de concesión, pero éstas rechazaron la oferta.

Luego llegó la expropiación sin que haya migrado ni una concesión petrolera. Entonces, te pregunto: ¿dónde está el pleito?

El 27: Los resabios de una discusión que duró casi dos décadas siguen estando palpables. Es el motivo porque no se otorgan concesiones, así como un recordatorio histórico.

El 134: Capisco. Es cuestión de honor, tu imagen. No vas a perdonar a las petroleras por no haber aceptado tu oferta de cambiar sus títulos libres con derecho de explotación ilimitada a un acto de concesión. ¿No es así?

El 27: Es que el pueblo se acuerda de la falta de respeto a la nación que mostraron las petroleras con su postura de no aceptar la figura de concesión.

El 134: No sé qué decirte. Comprendo tu decepción y mortificación, pero tienes que move on —como dicen nuestros familiares en la república texana.

El 27: ¿Qué quieres decir?

El 134: Lo que exige el 134 con relación a la adquisición de bienes y servicios es las mejores condiciones para la nación, no solo con respecto a precio, sino también con respecto a oportunidad y financiamiento, entre otros atributos.

El 27: ¿Y tu punto?

El 134: Hay tres. El primero: si la concesión es la figura correcta para carbón (un hidrocarburo), entonces solo por motivos ideológicos y sentimentales es que no está el petróleo clasificado igual. El segundo: Hay casos en que la figura de concesión sí ofrece los mejores términos y condiciones a la nación.

El 27: ¿Como cuáles?

El 134: La industria petrolera mundial avanza con innovaciones. Cada año se sabe cómo extraer un barril más de un yacimiento. Lo que conviene al país es que las fábricas flotantes de innovación en aguas profundas sigan en operación hasta extraer el último barril.

El 27: Pero 50 años, como señala la CNH, en las bases de licitación para bloques en aguas profundas debe ser más que suficiente. Desde la Ley Reglamentaria del Artículo 27 que fue promulgada el 9 de noviembre de 1940 se ha limitado “la duración máxima” de los contratos. Explica que el contratista debe recuperar su inversión y obtener una utilidad razonable.

El 134: El tiempo necesario para la extracción del último barril no se sabe de antemano. Podría ser 20 años, 50 o más de 100, como en el caso del yacimiento Kern River en California. Tienes que fijarte en un detalle: por el alto costo de las inversiones, con un límite fijo para su licencia el operador va a dejar de invertir en nueva tecnología años antes, siendo que no va a poder recuperar su nueva inversión en el tiempo que le queda.

El 27: O sea, ¿no va a recuperar el último barril, sino que va a dejarlo en el subsuelo?

El 134: Tú lo dijiste bien. Hay otra inconveniencia relacionada con los mejores términos y condiciones. Con frecuencia, el Estado no los ofrece.

El 27: ¿Cómo cuáles?

El 134: Se trata de la idea de que el operador es obligado a progresivamente reducir y “devolver” el área de su licencia, hasta 100 por ciento en el año 50. El gobierno está preocupado de que el operador vaya a dejar de explorar y desarrollar áreas con potencial de contener yacimientos de petróleo. Pero —óyeme— es la vocación de una petrolea siempre estar en alerta para encontrar tales áreas. Si en algún caso no quiere utilizar su dinero, existe la opción de farmout.

Y más...

g.baker@energia.com

OPINIONES MÁS VISTAS