Una ventana al universo

"Cientos de miles de estrellas"

Gerardo A. Rizo

Hace más de dos mil años, vivió en Siracusa, una ciudad de la actual Italia, situada en la costa sudoeste de la isla de Sicilia, en el mar mediterráneo, un personaje llamado: Arquímedes, al cual consideramos en la actualidad como uno de los más grandes matemáticos de la antigüedad, entre una sus aportaciones esta la utilización del método exhaustivo para calcular el área bajo el arco de una parábola con el sumatorio de una serie infinita, también dio una aproximación bastante precisa del número pi, definió la espiral que lleva su nombre, la espiral de Arquímedes, esta se puede trazar dentro de una circunferencia y conforme va creciendo se va alejando un arco de otro entre muchas ideas muy ingeniosas, pero lo interesante para nuestro tema, propuso un ingenioso sistema para expresar números muy grandes. En una de sus obras, el “Arenario”, el contador de arena, Arquímedes se propuso calcular el número de granos de arena que podría contener el universo, por lo que puso a punto un sistema de notación que le permitió alcanzar un numero alucinante, que hoy plasmaríamos con un 1 seguido de 80 millones de millardos de cifras. (¡Para volverse loco!). El hombre tiene una manía por contar cosas y ponerle número a todo lo que le rodea, de hecho, son dos conceptos que al hombre primitivo le llevo varios milenios en comprender, pero que lo diferenciaron de las demás especies: el nombre y el número, el primero nos da identidad y nos permite apropiarnos de las cosas, y el segundo nos da la sensación de dominar el mundo que nos rodea. Posiblemente influenciado por el trabajo de Arquímedes, el astrónomo de la Universidad Nacional Australiana Simón Driver con su grupo de colaboradores, llegaron a la conclusión de que existen más estrellas en el universo que granos de arena en todas las playas y desiertos de la Tierra. El resultado del cálculo de la cantidad de estrellas da un número tan grande que, incluso para un astrónomo lo deja sin aliento, sino pregúntenle al rey Gelón, que reinaba en Sicilia en tiempos de Arquímedes y al cual le presento su trabajo. Este intento ya se había realizado anteriormente, pero el de Simón al contar con más recursos, como los datos del censo de galaxias llamado 2df Galaxy Redshift Survey, y con las medida más actuales de la geometría del universo junto a los telescopios poderosos de la actualidad, le dio la posibilidad de un cálculo de mayor precisión, en este proceso calcularon las galaxias que existen en una pequeña región del universo, y midiendo la luminosidad y la distancia estimaron el número de estrellas que contiene cada una de ellas, este número lo extrapolaron a toda la extensión del universo y el número de estrellas que obtuvieron fue: 70 sextillones, o sea: 70’000,000’000,000’000’000,000, el numero 7 seguido de 22 ceros. Entonces, si pensamos en el número de planetas girando alrededor de otras estrellas descubiertos en los últimos años, podemos imaginarnos el número de planetas posibles en toda la vastedad del universo! La próxima vez que levantemos la vista hacia la bóveda celeste, pensemos que lo que conocemos de nuestro universo es muy, pero muy poco, lo que queda por descubrir y comprender es todo un reto para las futuras generaciones .



OPINIONES MÁS VISTAS