Una ventana al universo

Nuestro vecindario

Gerardo A. Rizo

Hace más de dos mil años que los habitantes de Grecia habían observado una gran mancha blancuzca que cruzaba la bóveda celeste en cierta época del año. La llamaron la Vía Láctea por su apariencia, que quiere decir, camino de leche, de acuerdo a su mitología se trataba de leche derramada por la diosa Hera, en esa época, cuarto milenio a.C. un personaje llamado Demócrito, propuso la idea de que lo que se observaba era en realidad una gran cantidad de estrellas que por su luminosidad, distancia y amontonamiento no podían ser vistas individualmente, esta idea tuvo que esperar al uso del telescopio para comprobar que Demócrito estaba en lo cierto, fue a inicios del siglo pasado que los científicos comprendieron las características de la Vía Láctea, y la identificaron como un conglomerado de miles de millones de estrellas girando al compás de la fuerza de gravedad, en la actualidad se sabe que es una galaxia (estrellas, gas, polvo cósmico, planetas, materia oscura y energía), en donde se encuentra nuestro sistema solar, nuestro Sol que es una estrella de aproximadamente 3’000, 000 mil millones de estrellas de acuerdo a los datos obtenidos en mayo de este año por investigadores del instituto de astrofísica de Canarias y el National Astronomical Observatories de Pekín, y con un diámetro de cerca de 200,000 mil años luz. Nuestra galaxia podría ser la más masiva del llamado Grupo Local, ya que hasta el año pasado se creía que la galaxia de Andrómeda tenía este honor, que por cierto, esta galaxia que se encuentra a 2.5 millones de años luz en dirección de la constelación de Andrómeda (Hija de los reyes de Etiopía, Cefeo y Casiopea y después de ser salvada del monstruo marino por Perseo, esposa de este), también se tienen registros de que la observaron los antiguos pueblos griegos, claro que ni se imaginaron que esa manchita difusa era el resultado del brillo de tantísimas estrellas. Existe otra galaxia más lejana, unos 700 mil años luz de la galaxia de Andrómeda orbitándola por la interacción gravitatoria, y estas dos interactuando gravitatoriamente con nuestra galaxia lo que ocasionara dentro de 3 mil 500 millones de años el encuentro de estos objetos cósmicos, esta galaxia llamada del Triángulo también es posible verla a simple vista.

Desde el Sur pueden verse también a simple vista dos galaxias de forma irregular llamadas Nubes de Magallanes. Son dos galaxias enanas a una distancia de 190 mil años luz promedio. El astrónomo persa Abd Al-Rahaman Al Sufí, escribió un libro que tituló; Libro de las estrellas fijas, y les da el nombre de Al Bakr, que significa Buey Blanco. Desde la ciudad de Bagdad no se les puede ver, pero sí desde el estrecho de Bab el Mandeb. Su actual nombre se debe al gran navegante Fernando de Magallanes que las observó en uno de sus viajes de 1520.

El llamado grupo Local, “nuestro vecindario”, está conformado por 41 galaxias (descubiertas hasta ahora), la mayoría de ellas enanas, la más pequeña con mil millones de estrellas y la más grande con cerca de 400 mil millones de estrellas, en total, aproximadamente 995 mil millones de estrellas, un número muy grande, pero a escala del universo, muy pequeño si tomamos en consideración que el número total de galaxias observables en el universo actual es alrededor de seis billones.


www.sagdl.org


OPINIONES MÁS VISTAS